Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 24 de agosto de 2017
Publicado en Noticias Premium Viernes, 21 de abril de 2017 11:00

Alemania: El valor del 'Made in Germany'

Lidia Conde (Fráncfort) | Alemania es todavía Alemania. Aquí nadie discute sobre los ‘surplus humans’, los excedentes humanos, como se denomina en Silicon Valley a los trabajadores pobres, que a pesar de su empleo viven por debajo del umbral de pobreza.

Una cuarta parte de los empleados por cuenta ajena en EEUU no puede vivir de lo que gana. En Alemania apenas hay pensadores como el historiador americano James Livingston, quien con su ensayo ‘A la mierda el trabajo’, publicado en la revista Aeton, ha expresado el resentimiento cultural y la polarización política que ha dado pie a los últimos movimientos populistas. No obstante, obviamente también en Alemania se debate el futuro del trabajo y una razón son las elecciones federales del próximo otoño. El candidato socialdemócrata a la cancillería, Martin Schulz, habla de “la clase media que trabaja duramente”, para ubicar el conflicto de la justicia social en la diana de la campaña.

 

Por su parte, la canciller democristiana Angela Merkel ha entrado de lleno en el reto electoral con el eslógan ‘Innovación y Justicia’, defendiendo las reformas y los ajustes del sistema social (Agenda 2010) de su antecesor, el socialdemócrata Schröder (canciller entre 1998 y 2005). Una maniobra con la que pretende dividir al SPD, pues Martin Schulz se propone corregir los errores de aquella reforma laboral.

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO PUEDE ACCEDER A LA ZONA PREMIUM