Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 24 de abril de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 18 de abril de 2017 00:00

El FMI revisará al alza las proyecciones de crecimiento de la UEM

Intermoney | El protagonismo en el cierre de la semana anterior recaía, nuevamente, en Estados Unidos. El jueves, los precios de producción avanzaban al mayor ritmo de los últimos cinco años en marzo (2,3% a.), mientras que la confianza del consumidor (según la Universidad de Michigan) mejoraba hasta 98,0 puntos según las cifras preliminares de abril, con el subíndice de situación actual volviendo a romper los máximos desde finales del 2000 (115,2 puntos).

No obstante, el interés no emanaba únicamente de los datos, sino que también procedía de la esfera institucional. En concreto, el presidente Donald Trump provocaba movimientos en los mercados (especialmente, el de divisas) tras declarar que el dólar se estaría “fortaleciendo demasiado” y mostrarse partidario de que la Reserva Federal mantenga los tipos de interés bajos. Un mensaje similar, aunque mucho menos contundente, será el que quedará reflejado en el Informe de Estabilidad Financiera del FMI, el cual se publicará el miércoles y sugerirá a los bancos centrales que efectúen “sin prisas” sus procesos de normalización de política monetaria para jugar así a favor de una menor volatilidad. Este mensaje se adecuaría a los datos publicados el viernes en Estados Unidos, que reflejaban una desaceleración de la inflación en marzo (desde 2,2% a. a 2,0% en términos subyacentes) y una caída de las ventas minoristas (-0,2% m. desde un dato de febrero revisado a la baja hasta -0,3% m.).

 

No obstante, el informe del FMI se verá precedido por las previsiones económicas de la propia entidad que verán la luz un día antes y adquirirán un mayor protagonismo. El WEO se publicará tras la Reunión de Primavera celebrada durante el fin de semana, en la cual se defendía la simplificación de los sistemas fiscales y las menores trabas al libre comercio, resultando el futuro de este último clave de cara a las anteriormente mencionadas proyecciones. Éstas despertarán interés por la ligera revisión al alza en la proyección de crecimiento para la UEM en 2017; una situación contraria a la estimada para Estados Unidos que debe encarar un flojo arranque de año. De hecho, una lectura parecida a la de las estimaciones del FMI para la economía estadounidense se extraerá del Libro Beige de la Fed, que se publicará el miércoles y vendrá marcado por un tono modesto, si bien no impedirá que los mercados tengan más que asumida una estrategia de salida escalonada. Antes, el vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, mostraba su beneplácito a la moderada reacción de los mercados frente al ruido procedente de la reducción del balance de la Fed, opinando que la retirada progresiva de los estímulos ocasionaría una menor perturbación.

 

De vuelta al FMI, éste podrá otorgar una mejor visión para las economías emergentes gracias a la recuperación de los precios de las materias primas. En esta línea, ya dejaban un "buen sabor de boca" las cifras dadas a conocer durante la madrugada del domingo al lunes, con el PIB del gigante asiático acelerando hasta 6,9% a. en el primer trimestre de 2017 apoyándose en el consumo de los hogares, la inversión y las infraestructuras. Por su parte, la producción industrial avanzaba un 7,6%a. en marzo, mientras que las ventas minoristas lo hacían un 10,9% a.

 

Sin salir del terreno emergente, el domingo tenía lugar el referéndum en Turquía que se saldaba (de nuevo) con el apoyo de la población turca al presidente Recep Tayyip Erdogan (51,4%). En esta ocasión, las urnas dotaban a Erdogan del poder de abordar una reforma constitucional que le concede más poder, si bien la oposición ha denunciado irregularidades y se predispone a impugnar los resultados.

 

En relación a los datos que se publicarán los próximos días, en la UEM destacarán las cifras finales de inflación de marzo, las cuales confirmarán la desaceleración de los precios en el agregado de la Eurozona tal y como se ha registrado en países como Alemania, Italia y España. Por otro lado, sobresaldrán indicadores adelantados preliminares de abril como la confianza del consumidor y los PMIs de la UEM, manteniéndose, en ambos casos, en cotas elevadas.

 

En los Estados Unidos, las referencias macroeconómicas más relevantes provendrán del mercado residencial. Después de que los principales constructores del país mostraran su optimismo hacia la evolución del mercado, los permisos de construcción ascenderán en marzo y darán continuidad a su tendencia alcista iniciada en 2011, mientras que las construcciones iniciadas, pese a moderar ligeramente, continuarán marcando niveles sólidos. Paralelamente, la producción industrial de marzo ofrecerá señales positivas gracias a las manufacturas, que han presentado un buen desempeño recientemente y se han desmarcado de las caídas en las partidas de commodities.

 

En los mercados de deuda pública, la rentabilidad del bund a diez años seguirá tonteando con el umbral de 0,2%; mientras que los riesgos emergentes procedentes de Turquía se entrelazarán con los "vientos a favor" desde China en las Bolsas, aunque los inversores mantendrán la mirada puesta sobre los resultados corporativos. Entre otros, se darán a conocer los de Bank Of America, Goldman Sachs, IBM, Johnson & Johnson (martes), Mediaset, Heineken, American Express, Ebay, Morgan Stanley, Qualcomm (miércoles), Atresmedia, Michelin, Unilever, Bank NY Mellon, Philip Morris, Visa, Verizon (jueves) y General Electric (viernes). El pasado jueves, empezaban a darse a conocer las primeras cifras, entre las cuales destacaban las de Citigroup (4,09 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2017 vs. 3,5 ant.) y JP Morgan (6,45 mil millones de dólares vs. 5,51 ant.).