Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 25 de mayo de 2017
Publicado en OPINION Viernes, 21 de abril de 2017 00:00

OHL e Indra, castigadas tras los registros

Francisco López | No hay nada peor para una compañía cotizada que ser portada de los periódicos, ahora de los digitales, con motivo de algún escándalo. Las acciones de OHL e Indra sufrían un severo castigo, sobre todo la primera, al conocerse el registro de sus sedes en el marco de las investigaciones por la presunta financiación ilegal del PP.

Se desconoce si la Guardia Civil encontró alguna prueba en los registros a estas empresas, pero los inversores penalizaron el simple hecho de ser mencionados en la investigación de la denominada Operación Lezo.

 

La constructora OHL frenó de golpe su remontada tras la presentación de su plan estratégico para los dos próximos años, que fue bien recibido por el mercado. Sus acciones se dejaron en la jornada de ayer un 9%, cuando en el último mes y medio acumulaban una revalorización superior al 30%, menguando así su capitalización bursátil hasta los 1.230 millones de euros.

 

OHL presentó hace solo un par de semanas su nueva estrategia a dos años (2017-2018) centrada en recortar su deuda y reflotar el negocio constructor, de forma que a la conclusión de este periodo prevé haber reducido en un 76% el pasivo con recurso a la compañía, hasta los 177 millones, y quintuplicado su beneficio bruto de explotación (Ebitda) para que sume 1.239 millones de euros. Las alertas sobre sus niveles de endeudamiento habían convertido a OHL en uno de los valores más castigados de la Bolsa española en los últimos años. En 2014 llegó a rozar los 20 euros por acción, y hoy se mueve en los 4 euros, casi un 80% por debajo de los niveles de hace tres años.

 

Indra, por su parte, también acusó en Bolsa las noticias sobre el registro de su sede. Las acciones de la empresa tecnológica lideraron las pérdidas del Ibex, con una caída del 2,2%, aunque a lo largo de la jornada llegó a dejarse más de un 5%. Este revés reduce el valor bursátil del grupo por debajo de la barrera de los 2.000 millones de euros, situándose como la compañía del Ibex con menor capitalización. Pese a todo, las acciones de Indra se revalorizan más de un 15% en lo que va de ejercicio.