Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 17 de enero de 2018
Publicado en Noticias Premium Jueves, 28 de septiembre de 2017 00:00

Isabel Aguilera: “Hay una percepción de que no se quiere tener bancos pequeños en Europa”

Fernando Rodríguez | Isabel Aguilera se ha incorporado recientemente como consejera independiente a la inmobiliaria Lar España, puesto que compagina con otros consejos: BMN, Oryzon y Egasa. Ha dejado el puesto de Indra después de 10 años y está entre las ejecutivas europeas más influyentes.

 

Formó parte de la Comisión de Consejeros Independientes de BMN para la fusión con Bankia. ¿Cómo fue la operación?

 

Había dos entidades muy diferentes a pesar de tener el mismo modelo de banca y complementariedad geográfica, de ahí el sentido industrial de la operación, y un accionista mayoritario común. Al hecho de que los niveles de capitalización y solvencia eran muy diferentes debe añadirse sus tamaños dispares, así como el hecho de que una fuera una entidad cotizada y la otra no. A pesar de eso, la aproximación y enfoque de la operación estuvieron muy bien planteados, fueron inteligentes y objetivos. Se estudiaron los planes de negocio respectivos y a partir de ahí se hicieron las correcciones derivadas de las ‘due diligences’ cruzadas y se valoraron las sinergias, es decir, el sentido industrial de la operación. La ecuación de canje resultante se contrastó con la valoración de entidades similares como Liberbank o la inminente salida a bolsa de Unicaja. La ecuación propuesta es positiva para Bankia, como ha demostrado su evolución bursátil y también lo es para BMN, ya que es la opción que maximiza su valor.

 

Cuando el FROB anunció la operación a comienzos de año, las valoraciones de BMN que se realizaban eran muy superiores a la que finalmente se aprobó. ¿Qué cambió en tan poco tiempo?

 

Desde el cierre del ejercicio pasado han cambiado muchas cosas. La sentencia de las cláusulas suelo, las exigencias de solvencia, la crisis del Popular, la presión sobre Liberbank, la salida a bolsa de Unicaja, y la resolución de los bancos italianos.

 

Pero es un cambio brutal…

 

La vida puede cambiar a cada instante y debemos tener en cuenta que una indicación de interés no vinculante, que es lo que determinó la valoración publicada por el Frob, no es comparable con una ecuación de canje cerrada y firme fechada en un momento de mercado muy diferente. Está claro además que hay un problema de reputación de la banca que parece que se quiere solventar a base de dar la razón siempre a los inversores, a los clientes… y, si bien es cierto que se han producido situaciones y actuaciones abusivas, también hay muchos inversores profesionales a los que se les supone un claro entendimiento de lo que hacen y productos no complejos y necesarios para la fluidez del crédito que están siendo cuestionados en una causa general y generalizada contra el sector. Y también hay una percepción de que no se quiere tener bancos pequeños en Europa para huir de todo tipo de riesgos. Sin saber cuál es el número idóneo de bancos, la consolidación del sector es muy probable que continúe –en el nuevo marco supervisor y de resolución– con unas exigencias de capital y rentabilidad cada vez mayores.

 

PARA LEER LA ENTREVISTA COMPLETA ACCEDA A LA ZONA PREMIUM