Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 16 de diciembre de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 13 de octubre de 2017 00:00

La inflación estadounidense avanzará hasta el 2,3% y ayudará a revertir las compras de treasuries

Intermoney | Las intervenciones del jueves en el ámbito de los bancos centrales prometían más desde el punto de vista teórico que el práctico, sobre todo, desde una perspectiva de corto plazo.

 

Una situación que podría repetirse en las intervenciones de hoy de distintos miembros de la Fed como Rosengren, Evans y Kaplan. Esta circunstancia nos lleva a asignar mayor valor a las importantes referencias que conoceremos en la esfera macro de Estados Unidos.

 

El jueves, los precios de producción estadounidenses aceleraban hasta 2,6% a. en septiembre y dicho repunte se veía acompañado de su avance a nivel subyacente en 2 décimas hasta 2,2% a. Un buen presagio desde el punto de vista de la capacidad de las empresas para fijar precios y que apunta un horizonte más favorable para la inflación, si bien el trasvase de estas alzas desde los precios de producción hasta el IPC suele dilatarse en el tiempo hasta seis meses. Así, en el incremento que esperamos hoy de la inflación de Estados Unidos hasta 2,3% a. en septiembre, el gran protagonista será la energía como consecuencia de las tensiones con las que empezó el mes al sufrir las gasolinas las distorsiones en su suministro. Unas distorsiones que trascendieron lo que son los carburantes y explicarán la ligera aceleración del IPC subyacente hasta 1,8% a.

 

En la Fed son plenamente conscientes del carácter temporal de estas cuestiones y el avance del IPC no alterará su función de reacción, aunque este sí servirá para ayudar a revertir las compras de treasuries que ayer acercaron al 10 años hasta 2,32%. Las ventas deberían dominar en la deuda pública americana, a lo cual también ayudará el fuerte rebote de las ventas minoristas estadounidenses en septiembre. Una vez restado el ruido de los precios, estas confirmarán que los trabajos de reconstrucción y la reposición de bienes supondrán un extra inesperado desde la perspectiva del consumo de ciertos bienes. De momento, las ventas totales de vehículos en Estados Unidos aumentaban un 15,2% m. en septiembre hasta 18,47 mill. a.

 

La tranquilidad inyectada por la inflación y las ventas minoristas será completada por los tibios cambios de la confianza de Michigan en octubre (apuntalada por la reforma fiscal), apoyando las mencionadas ventas de treasuries y que el dólar consolide las mínimas ganancias de ayer frente al euro (1,184).

 

Otra cuestión serán las Bolsas americanas, donde también mandarán los resultados de la gran banca encarnados por Bank of America y Wells Fargo. Estos llegarán después de conocerse las cifras de JP Morgan en la jornada de ayer, las cuales arrojaban un avance del 11% del beneficio por acción en el tercer trimestre de 2017 (1,76 dólares vs. 1,65 dólares esperados), a pesar del peor desempeño de las áreas de trading y banca de inversión. Sin embargo, los ingresos no parecían acabar de convencer, en un día en el que el S&P500 cedía ligeramente hasta 2.551 puntos (-0,17%).