Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 18 de octubre de 2017
Publicado en NACIONAL Viernes, 13 de octubre de 2017 18:00

¿Un maravilloso escenario después de MiFID II?

Carax Alphavalue | A pocas semanas de entrar en vigor la nueva regulación, el sector financiero europeo parece estar inmerso en una gran incógnita al no terminar de entender bien los requerimientos impuestos por parte del regulador europeo de cara a cumplir con los nuevos trámites de transparencia.

 

La regulación es cara a la hora de implementar, muy complejo y aventuramos que traerá un seísmo al sector financiero, no solo en Europa sino también en Estados Unidos, ya que está claro que habrá un conflicto de regulación entre Esma y la Fed & SEC, algo que podría incluso llegar a bloquear importantes decisiones de grandes compañías financieras. No son pocos los que esperan incluso un retraso a la hora de entrar en vigor la normativa.

 

Transparencia, tanto en los precios como en la forma de negociar las órdenes, es algo que resulta muy caro y que no puede ser trasladado íntegramente a los clientes, que lo único que quieren es estar mejor informados. Aunque ya hemos dicho que la entrada en vigor puede ser algo dolorosa para el sector, no parece que esta preocupación se haya trasladado a los accionistas de los gestoras de fondos que cubrimos en AlphaValue.

 

Si los gestores de fondos están algo preocupados por la subida de costes, los operadores de mercados están frotándose las manos gracias al incremento de ingresos que podrían tener por el lado de los mercados OTC, ya que éstos comenzarán a estar más centralizados y serán más transparentes que nunca.

 

Si miramos en detalle el gráfico que mostramos a continuación podemos ver que el comportamiento desde principio de año de estos dos grupos ha sido mejor que el del Stoxx600. El gráfico está sin ponderar para mantener al margen el impacto de UBS (comprar, objetivo 19,7 francos suizos).

 

 

Nuestra duda principal es saber en qué momento el mercado, que ahora solo ve la parte positiva del negocio, empezará a tener en cuenta los riesgos que vemos en los modelos de negocio de las gestoras de fondos. Quizás el argumento puede ser tan sencillo que las gestoras cotizadas (UBS, Amundi (añadir, objetivo 73,2 euros ), EFG (añadir, objetivo 9,95 francos suizos ), Julius Baer (añadir, objetivo 61,2 francos suizos ), Natixis (añadir, objetivo 7,56 euros)) son tan grandes que su tamaño actúa como una protección natural en su negocio. Tanto como su reputación alcance.

 

Pero quizás esto suene como una satisfacción a medias ya que dicho tamaño lo han conseguido gracias a la consolidación en el sector, algo que se puede volver en su contra en el momento en el que el contexto regulatorio cambie de forma radical. También puede haber influido que la gran complejidad que conlleva esta nueva regulación haya llevado a los inversores a ignorar las consecuencias negativas de la misma, al igual que aquellos que siempre abogaron por una suspensión o un nuevo aplazamiento de la misma. Como participantes del mercado que somos, aunque esperamos estar equivocados, nos seguiremos manteniendo firmes.