Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 13 de diciembre de 2017
Publicado en Noticias Premium Lunes, 27 de noviembre de 2017 08:00

España: pendientes del 21-D

Joan Tapia (Barcelona) | Al final la declaración de independencia del Parlamento catalán del 27 de octubre –que ahora la presidenta del mismo Parlamento dice ante el Tribunal Supremo que solo fue simbólica– condujo a la inmediata e inevitable aplicación del artículo 155 de la Constitución.

 

Pero Rajoy actuó con prudencia, ya que el 155 no tenía como objetivo recortar la autonomía o suspenderla, sino intervenirla durante 55 días y convocar elecciones autonómicas para el 21-D. Lo que Puigdemont estuvo a punto de hacer un día antes y no se atrevió ante las presiones de los separatistas más radicales.

 

Quizás por eso el 155 no fue bien acogido en Cataluña (el 63% de catalanes no lo aprueba frente al 61% del total de españoles que sí lo hacen según una encuesta de El País), pero no hubo grandes manifestaciones de protesta. Y es que sobre la convocatoria de elecciones como única salida que altere el mínimo posible la normalidad democrática, la opinión de los catalanes es mucho más favorable: el 69% la aprueba, casi tanto como el total de españoles (76%).

 

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO ACCEDA A LA ZONA PREMIUM