Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 23 de febrero de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 06 de febrero de 2018 16:00

¿La volatilidad ha llegado para quedarse?

CdM | Fuertes caídas en los mercados norteamericanos que, a una hora del cierre del lunes, alejaban los índices de sus máximos recientes: el Dow Jones perdía un 4,6%, el S&P 500 retrocedió un 4,1% y el Nasdaq Composite recortó un 3,78%. Mientras los futuros del resto de índices se desplomaban uno a uno y el índice VIX de volatilidad alcanzó máximos de 2015, escaló hasta 31,8 puntos, registrando un alza del 85%, el mayor repunte en una sola sesión de toda su historia.

 

¿El motivo? “Puede que las valoraciones sean demasiado exigentes a pesar del fuerte crecimiento de los beneficios empresariales; puede que el miedo a más subidas de tipos en Estados Unidos de las deseadas por los operadores de mercado les haya llevado a reposicionar las carteras; o que los algoritmos que rigen los mercados de futuros tuvieran mayor incidencia de la habitual” determina Jorge González, director de inversiones de Tressis.

 

Los analistas tratan de determinar ahora si se trata sencillamente de una recogida de beneficios posterior a la buena racha o si, por el contrario, estamos ante el inicio de un mercado bajista.

 

Desde Tressis apuntan más bien hacia lo primero. De la misma opinión son los expertos de Bankinter: “debemos seguir prestando atención a la evolución de la renta fija por la influencia que está teniendo en la renta variable aunque a final de la sesión de ayer parece que la Tir del T-Note se consolidó en niveles inferiores a 2,7%. En consecuencia, el saldo de la semana será negativo aunque es probable que el mercado se estabilice hacia jueves/viernes para que posteriormente (lunes/martes) entren los cazadores de gangas” analizaban en su comentario diario.

 

En Deutsche Bank señalan que ya advirtieron de “momentos puntuales de pánico” como consecuencia de la baja volatilidad. En el caso de ayer, la excusa que disparó el VIX vino de la continua subida de la rentabilidad de la deuda y del miedo a un potencial cierre de la Administración americana el día 8 de febrero (fecha en la que expira el acuerdo temporal alcanzado hace 15 días). Aún así, se muestran optimistas con las bolsas en medio plazo en base al alto crecimiento económico, en especial en Estados Unidos; la solidez de los resultados empresariales –un 82% de las compañías del S&P que han reportado sus cifras lo han hecho por encima de lo esperado–; la descontada continuidad del discurso de Jerome Powell; y los todavía bajos retornos de la deuda. “Todavía hay valor en la renta variable” sentencian desde Deutsche Bank.