Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 20 de mayo de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 13 de febrero de 2018 08:30

Sesión tranquila, con poco volumen de contratación, a la espera de conocer el IPC de Estados Unidos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los índices bursátiles occidentales cerraron ayer con notables subidas, recuperando parte del terreno perdido la pasada semana, en una sesión sin grandes referencias macroeconómicas que pudieran impactar en los mercados.

 

Así, las bolsas europeas abrieron al alza y consiguieron mantener los niveles alcanzados durante toda la sesión, mientras que las estadounidenses registraron unas subidas algo más progresivas a lo largo del día –destacar que el Dow Jones consiguió situarse prácticamente plano en lo que va de ejercicio–. Por tanto, sesión tranquila en la que los inversores aprovecharon para “cazar gangas”, si bien el volumen de contratación fue corto, lo que refleja unos inversores que han decidido mantenerse a la espera de acontecimientos.

 

En cualquier caso, es significativo el descenso de la volatilidad tras unas semanas de continuas idas y venidas de los índices bursátiles, que ayer fueron capaces de mantener la misma tendencia al alza durante toda la sesión.

 

Igualmente, señalar que las subidas fueron generalizadas por sectores, lo que creemos que es positivo y denota cierta recuperación de la confianza de los inversores en el mercado bursátil. También es importante destacar que los activos refugio, como el oro, no han registrado un incremento notable de la demanda, mientras que los mercados emergentes están aguantando bien. Podemos interpretar todo ello como un voto de confianza por parte de los inversores al favorable entorno macro que estamos atravesando, al menos por el momento. No obstante, aunque los mercados parece que se han tranquilizado, creemos que estos se mantendrán a la expectativa de la publicación el próximo miércoles de las cifras de inflación en Estados Unidos, cifras que serán clave para el devenir de los mercados a corto plazo ya que, de salir por encima de lo esperado podrían provocar nuevos descensos de cierta magnitud en la renta variable (y en la fija, con la consiguiente subida de las rentabilidades de los bonos).

 

Mientras, y a la espera de dichos datos, hoy contaremos con la publicación de los índices de precios al consumo (IPC) y a la producción (IPP) de Reino Unido, país que está registrando unas tasas de inflación algo más elevadas por la devaluación que ha sufrido la libra esterlina tras la decisión del país de abandonar la Unión Europea (UE); brexit. Se espera que el fuerte repunte de la inflación registrada el pasado año tras la votación a favor del brexit comience a moderarse, de lo contrario el Banco de Inglaterra tendrá un difícil papel que jugar, intentando equilibrar una inflación al alza con unos efectos todavía inciertos de la separación de Reino Unido de la UE. En todo caso, la situación especial que vive el Reino Unido, con la incertidumbre que las negociaciones del brexit proyectan sobre su escenario macroeconómico, no es extrapolable al resto de economías desarrolladas.

 

Por tanto, esperamos de nuevo una sesión bursátil más o menos tranquila, similar a la de ayer, y con poco volumen de contratación. Por tanto, de no producirse noticias no esperadas, creemos que los índices bursátiles europeos se mantendrán en rangos estrechos de trading, mientras los inversores se mantienen en general al margen del mercado, a la espera de la publicación mañana del IPC estadounidense.