Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 23 de junio de 2018
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 14 de marzo de 2018 18:00

Inditex y ACS compensan el desplome de la banca

Felipe López-Gálvez (SelfBank) | En una jornada de fuertes vaivenes, las bolsas europeas han cerrado prácticamente planas. Pero que nadie se lleve a engaño, ya que solo dentro del Ibex han mostrado una cara muy diferente empresas como ACS o Inditex (+8% y +3,8% respectivamente), que los principales bancos, los cuales han cerrado con descensos superiores al -1% como consecuencia del enfriamiento en las expectativas de subida de tipos.

 

Mientras Wall Street va camino de cerrar su tercera jornada consecutiva en rojo, los principales índices europeos han mantenido el tipo: el DAX alemán ha sumado un 0,14% y el CAC francés se ha dejado un -0,18%. El Ibex no tenía claro por dónde tirar y ha acabado cediendo un -0,03% que le mantiene en la zona de los 9.690 puntos.

 

Suspendidas de cotización durante toda la mañana, al mediodía conocíamos los detalles de la OPA de ACS sobre Abertis. La constructora española ha reaccionado con fuertes subidas al aplaudir el mercado el hecho de que Abertis no será troceada y será propiedad a partes iguales entre Atlantia y la española. Su potente negocio de construcción a buen seguro elevará su cartera de proyectos a medida que surjan concursos internacionales a los que vaya de la mano de Abertis o de la propia Atlantia, el cual le interesa tener como socio.

 

Inditex ha vivido una jornada de vértigo tras presentar sus cuentas anuales. Las cifras en sí han provocado caídas de hasta el 5% al comienzo de la sesión, pero los comentarios de Pablo Isla en la presentación ante analistas han hecho que los títulos se dieran la vuelta y acabaran subiendo cerca de un 4%. Lo que menos ha gustado han sido la caída del margen bruto hasta el 56,3% (su nivel más bajo en una década) y la confirmación de algo que se venía ya barruntando: que el crecimiento de ventas se está ralentizando. Por el contrario, lo más aplaudido ha sido la previsión de la propia empresa de que el margen bruto no se deteriorará más, la evolución de sus ventas online (crecieron un 41% y ya representan el 10% del total) y su habitual tradición de elevar dividendo.

 

Además de los protagonistas empresariales, han suscitado mucho interés algunos datos macroeconómicos pero sobre todo la comparecencia de Mario Draghi en Fráncfort. Sus palabras se han interpretado como un alejamiento en el tiempo de la retirada de estímulos y posterior subida de tipos. Entre otras cosas, ha recordado que los futuros ajustes se harán de manera prudente y ha dicho que la subida del euro se debe más a factores exógenos que a la propia bonanza de la economía europea.

 

Sus palabras se han unido a una serie de datos macro peores de los esperado a los dos lados del Atlántico que han reforzado la idea de una subida de tipos más tardía. Así pues, la reacción del mercado ha sido la habitual en estos casos: caídas para el sector bancario y apetito por la renta fija. Esta ha provocado un descenso importante en las rentabilidades de la Deuda Pública, donde el bono a diez años alemán ha caído hasta el 0,58% (nivel mínimo desde enero), el español hasta el 1,39% y el americano hasta el 2,80%.

 

Los indicadores macro publicados hoy podrían estar indicando cierta moderación del consumo en los países desarrollados. Las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron un -0,1% en febrero (vs +0,3% estimado) y aumentaron menos de esperado en España: +2,2% vs 2,4% estimado. Por su parte, la producción industrial en la zona euro crece a un ritmo del 2,7%, en comparación con el 4,4% que preveía el mercado.

 

Estos datos distan de los conocidos de madrugada en China, donde su producción industrial batía expectativas (+7,2% vs +6,2% estimado) y propiciaba la subida de los precios de los materiales básicos.

 

Ayer conocíamos que la OCDE ha revisado al alza sus perspectivas de PIB mundial para los próximos dos años hasta el 3,9% al reconocer que la rebaja de impuestos en Estados Unidos potencia el crecimiento y que los emergentes seguirán evolucionando a buen ritmo. Respecto a su informe de noviembre los países donde más se ha revisado al alza la estimación han sido Francia y Estados Unidos (4 décimas), Brasil (3 décimas) e India (2 décimas).