Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 20 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 27 de abril de 2018 08:30

Los beneficios del S&P 500 subirán en el primer trimestre casi el 22%, las bolsas lo empiezan a creer

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Si ayer comentábamos que las últimas reacciones a los resultados publicados por las cotizadas podrían suponer un “punto de inflexión” en la que hasta ahora había sido una negativa acogida de los mismos por parte de los inversores, todo apunta a que así ha sido.

 

Ayer los principales índices bursátiles europeos y estadounidenses cerraron con importantes avances, siendo los resultados empresariales el principal catalizador de los mismos. La fuerte reacción al alza de las acciones de Facebook y de Advanced Micro Devices el miércoles por la tarde, en operaciones fuera de hora, tras la publicación de sus cifras trimestrales parece que “animó” a unos inversores que hasta ese momento habían obviado las positivas cifras presentadas por las cotizadas –en estos momentos se estima que los beneficios de las compañías integrantes del S&P 500 subirán en el primer trimestre casi el 22%, un porcentaje no alcanzado en años–, “buscando” cualquier excusa para castigar a las compañías que daban a conocer sus datos. Esta tendencia se extendió también a las bolsas europeas, en las que los resultados de compañías como Total, Volkswagen y la misma Telefónica recibieron una positiva acogida. Además, todo apunta a que esta “nueva” tendencia puede continuar, teniendo en cuenta el comportamiento en operaciones fuera de hora de las acciones de Amazon (+7%), Intel (+5%) o Microsoft (+2%) tras la publicación de sus resultados trimestrales por la tarde, ya con Wall Street cerrado.

 

Pero la sesión de ayer tuvo más historia y esta la protagonizó el BCE. Como esperábamos, su Consejo de Gobierno no hizo ninguna modificación en los parámetros de su actual política monetaria, reiterando su presidente, el italiano Mario Draghi, que la máxima autoridad monetaria de la región del euro mantendrá sus políticas acomodaticias el tiempo que haga falta. Draghi no se mostró demasiado preocupado por la evidente ralentización que ha experimentado el crecimiento económico de la Zona Euro en los últimos meses, achacando el mismo a factores coyunturales. No obstante, sí mostró cierta inquietud por el impacto que algunos factores globales, ajenos a la Eurozona, como las “luchas” comerciales y la retórica alrededor de las mismas, podrían terminar teniendo en la economía de la región. Además, volvió a señalar que la inflación, concretamente la subyacente, seguía lejos del objetivo del BCE. Por último, aseguró que el Consejo no había tratado la política monetaria de la institución en su reunión. La interpretación del mercado fue inmediata, con los precios de los bonos al alza, sus rentabilidades a la baja y el euro mostrando cierta debilidad. Los mercados de renta variable, por su parte, “apreciaron” el discurso de Draghi, más prudente en lo que a la futura política monetaria de la institución podría esperarse. Todo apunta que hasta junio el BCE no informará de sus intenciones al respecto.

 

También cayeron ayer las rentabilidades de los bonos estadounidenses, tras varios días que habían llevado a la del 10 años a superar el 3% –ayer perdió esa cuota–. Puede ser que las cifras de los pedidos de bienes duraderos de marzo, que a priori parecen muy fuertes pero cuyo subyacente mostró bastante debilidad, enfriaran algo los ánimos en lo que hace referencia a la renovada fortaleza de la economía estadounidense.

 

Hoy continuará la batería de presentaciones de resultados empresariales trimestrales, sobre todo en la Bolsa española donde parece que las compañías se han puesto de acuerdo y han acelerado la publicación de sus cifras para poder “disfrutar” del puente de mayo. Así, hoy conoceremos los datos del BBVA, que ha superado lo estimado por los analistas a nivel explotación y beneficio neto, de CaixaBank (CABK), que también ha superado con creces las estimaciones del consenso a nivel beneficio neto, de Bankia (BKIA) y de Acerinox (ACX), entre otras compañías. En Europa destacan los de las alemanas Audi y Daimler, la francesa Sanofi y los del banco Royal Bank of Scotland, mientras que en Wall Street destacaríamos que hoy es el día de las grandes petroleras, con Exxon y Chevron dando a conocer sus cifras.

 

Pero la sesión será también muy intensa en lo que a la agenda macro hace referencia, con la publicación de las primeras estimaciones del PIB del primer trimestre de 2018 de España, Francia y Estados Unidos, además de la de las lecturas preliminares de abril del IPC de España y Francia y de los índices de confianza sectoriales del mismo mes que elabora la Comisión Europea (CE) para la Zona Euro (ver estimaciones en cuadro adjunto).

 

Por último, señalar que esperamos en principio una apertura alcista de los principales índices europeos, favorecida por el buen cierre de Wall Street ayer y de las bolsas asiáticas esta madrugada. En estos últimos mercados ha sido bien acogida la reunión de los líderes de las dos Coreas, algo que no sucedía desde el final de la guerra de Corea en 1953. También la “relajación” de las rentabilidades de los bonos a ambos lados del Atlántico aportará “su granito” a este buen comportamiento inicial de las bolsas europeas. A partir de ese momento, serán las cifras trimestrales de las cotizadas y los mencionados datos macro los que determinen la tendencia de cierre semanal de la renta variable occidental.