Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Martes, 25 de septiembre de 2018 09:00

Los inversores a la espera de la reunión del FOMC

Link Securities | La decisión del Gobierno de China de rechazar la invitación de la Administración Trump de reiniciar las conversaciones en materia comercial volvió a poner este conflicto en el foco de los inversores, provocando la caída generalizada de los mercados de valores occidentales. En este sentido, China volvió a insistir ayer en que no negociará bajo presión y que sólo volverá a hacerlo si observa “sinceridad” en los planteamientos de Estados Unidos. Cabe recordar que ayer entraron en vigor las nuevas tarifas impuestas por Estados Unidos a 200.000 M$ de importaciones chinas, así como las establecidas por China como respuesta sobre 60.000 M$ de importaciones estadounidenses. De este modo “la inquietud” que genera la posibilidad de que este conflicto que, de momento, parece manejable y cuyo impacto en las principales economías mundiales, como ayer reiteró el presidente del BCE, Draghi, ha sido muy limitado, termine derivando en una “guerra comercial” a gran escala volvió a lastrar el comportamiento de las bolsas mundiales, cuyos principales índices, que habían mantenido un positivo comportamiento la semana pasada, cerraron a la baja.

 

Los sectores más relacionados con el comercio internacional, como los industriales, especialmente los relacionados con el automóvil fueron los que más “sufrieron” este rebrote de tensión entre Estados Unidos y China. En sentido contrario, destacó el gran comportamiento del sector de la energía, derivado del nuevo repunte del precio del crudo -el del Brent cerró ayer a su nivel más alto desde noviembre de 2014, por encima de los 80 $ el barril- tras la decisión adoptada este fin de semana en Argelia por los países de la OPEP y sus socios “no OPEP” de no incrementar la producción de crudo de momento, a la espera de comprobar el impacto que en la oferta global terminan teniendo las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán, sanciones que entran en vigor en noviembre.

 

Pero en la sesión de ayer hubo otros factores que también influyeron en el comportamiento de los mercados financieros. Así, la intervención de Draghi ante el Comité Económico y Monetario del Parlamento europeo dio “más juego” del esperado. El presidente del BCE afirmó que se empezaba a observar un repunte de la inflación subyacente en la región del euro repunte que calificó de “vigoroso”. La reacción a estas palabras en los mercados no se hizo esperar: bonos a la baja y rentabilidades al alza, euro al alza y valores de corte defensivo a la baja, entre ellos los de las utilidades y los de alimentación.

 

Además, y en el ámbito político también hubo novedades, con la primera ministra británica, Theresa May, insistiendo en su plan para el brexit contra “viento y marea”, las presiones de las formaciones populistas que soportan al Gobierno de Italia para que el ministro de Finanzas Tria, que parece que cuenta con el apoyo del presidente del país, Mattarella, y del primer ministro, Conte, acceda a incrementar el déficit público cuando se presente el presupuesto 2019 el próximo jueves, y con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, formalizando con su homónimo surcoreano, Moon Jae-in, un nuevo tratado comercial más favorable para los intereses estadounidenses e intentando persuadir a Japón para que inicie conversaciones bilaterales con su país en materia comercial. Por tanto, en el ámbito geopolítico los inversores tienen un abanico de frentes abiertos muy amplio que deberán analizar con sumo cuidado.

 

A todo ello, debemos sumar hoy el inicio de la reunión de dos días que celebrará el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC) y en el que es casi seguro que vuelva a subir sus tasas de interés de referencia en un cuarto de punto. Como ya señalamos ayer, si bien esta decisión ya está descontada por los mercados, no lo está tanto una nueva potencial subida de tipos en diciembre, algo que tras la mencionada reunión del FOMC los inversores esperan poder tener más información al respecto. Este factor sin duda tiene capacidad por sí mismo de “mover” los mercados.

 

Hoy, y, para empezar, esperamos que las bolsas europeas abran entre planas y ligeramente a la baja, aunque sin una tendencia definida, en una sesión en la que la agenda macro será reducida, destacando la publicación esta tarde en Estados Unidos del siempre relevante índice de confianza de los consumidores, correspondiente al mes de septiembre, buen indicador adelantado de consumo privado y, por ello, del crecimiento económico. Habrá que estar atentos a los futuros de los índices estadounidenses, ya que serán éstos los que “marquen el paso” a los europeos durante toda la mañana. Posteriormente, será la tendencia que adopte Wall Street tras la apertura la que determine el cierre de las bolsas europeas.