Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 13 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 07 de noviembre de 2018 07:30

¿Qué estrategia seguirá ahora Trump?

Intermoney | El desenlace de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos será lo que realmente condicione el arranque de la jornada en los mercados, dado que la pérdida de la mayoría en el Congreso por parte de los republicanos limitará, en gran medida, la acción de gobierno de Trump, pese a que los republicanos mantendrán el control del Senado.

A falta de la parte final del recuento, con 215 congresistas, los demócratas daban casi por hecha la mayoría, frente a los 193 logrados por los republicanos. De esta manera, los demócratas podrán impulsar sus propios proyectos legislativos, a la vez que disponen de los votos necesarios para iniciar investigaciones sobre Trump y sus negocios, e incluso impulsar un proceso de destitución, aunque luego se den de bruces con el muro republicano en el Senado, el cual acababa 51 a 42 a favor de los conservadores. Sin embargo, en el Senado el muro es mayor porque para ciertas votaciones se necesita mayoría de dos tercios.

 

Por lo tanto, ahora resulta obligado plantearse cuál será la estrategia de Trump para reponerse del golpe sufrido, pensando en los puntos sobre los que sustentará la segunda mitad de su mandato. El proceso desregulador que había estado impulsando en los últimos años se verá coartado, aunque puede encontrar el apoyo demócrata en cuestiones referidas a sectores como la banca, al tiempo que la posibilidad de asistir a una re-edición de los estímulos fiscales chocará con la pared de un Congreso demócrata.

 

Luego, cuestiones como la migración o los episodios de tensión con países como Irán e, incluso, con la Fed, pueden seguir salpicando la agenda estadounidense. Sin embargo, a corto plazo, el presidente de los Estados Unidos puede optar por precipitar un acuerdo comercial con China a modo de contrapeso frente a la victoria demócrata en el Congreso. En dicha dirección ya ha apuntado Trump recientemente, alimentando las expectativas hacia un acuerdo o, al menos, un importante acercamiento de posturas con la vista puesta en el G-20 de finales de noviembre. Desde el punto de vista del presidente de Estados Unidos, un acuerdo con China podría venderse como una gran victoria política y económica, al tiempo que los mercados despejarían una de las principales incertidumbres de cara a 2019.

 

Las consecuencias del choque entre Estados Unidos y China sobre las cadenas de valor de las grandes multinacionales son una cuestión que ya no pasa desapercibida, preocupando también las implicaciones del freno de la economía china en el área Asia-Pacífico que representa la más dinámica del mundo. De acuerdo con los cálculos del Banco Mundial, el freno del crecimiento de China en 1 p.p rebajaría el avance agregado de los países de la mencionada área Asia-Pacífico en 0,5 p.p en el plazo de dos años. Ahora bien, debemos ser cuidadosas y no achacar el freno chino sólo a las fricciones con Estados Unidos, dado que también estamos asistiendo a un lógico proceso de moderación cíclica. Un proceso que, además, se entremezcla con la estrategia tendente a lograr una economía más equilibrada, lo cual tiene sus costes a corto plazo en forma de menor avance del PIB.

 

Como hemos apuntado, la derrota de los republicanos en el Congreso puede deparar cuestiones positivas como que Trump opte por allanar el camino hacia un acuerdo con China a fin de lograr una victoria político-económica, lo cual sería bien recibido por los mercados. El problema es que este hito, en el mejor de los casos, llegaría a finales de mes y, hoy, mandará la realidad del menor margen de actuación para un presidente de Estados Unids percibido como favorable a los intereses de los mercados. De forma que las bolsas deberían ceder y las compras dominar en los treasuries, dada la percepción de un escenario con menos medidas de estímulo que limitaría el avance del crecimiento e inflación estadounidenses.

 

La actualidad en Estados Unidos y los movimientos de sus mercados condicionarán el comportamiento global, pasando a un segundo plano las referencias de la jornada entre las que se encontrarán las reservas internacionales de China y nuevos datos que recordarán la debilidad de la economía de la zona euro en la segunda mitad del año. En el primer caso, el consenso de Bloomberg apunta su retroceso hasta 3.059 mm. $; un paso atrás que no debe inquietar ya que será resultado, principalmente, del efecto de la revalorización del dólar que pasará factura a las tenencias de activos en otras divisas como el euro.

 

En cuanto a los indicadores a lo largo de la UEM, empezamos la sesión a la sombra de unas cifras de producción industrial en Alemania que arrojaban una tasa de 0,2% m., dando forma a un trimestre negativo que resultará clave para explicar el mal tono de las cifras de PIB germanas del 3tr18. De hecho, la actividad manufacturera supone algo más del 23% de la actividad en Alemania. Mientras tanto, las ventas minoristas no compensarán las malas noticias alemanas, pues en Italia caerán en septiembre y en el conjunto de la UEM se situarán próximas al estancamiento.

 

De forma que las noticias más positivas en clave europea pueden continuar estando ligadas a las esperanzas depositadas en el acuerdo respecto al “Brexit”; situación que puede acabar plasmándose en realidad coincidiendo con las fechas esbozadas por Trump para evidenciar el acercamiento a China. Luego, la parte final del mes puede deparar noticias positivas que impulsen los mercados, si bien hoy el escenario político en Estados Unidos y la debilidad europea pasarán factura a unos inversores que tampoco perderán de vista los resultados empresariales: Generali, Solvay, EDP, Freenet, Commerzbank, Linde, Siemens, Heidelberg Cement, Deutsche Telekom, Continental, Sodexo, Rheinmetall, National Grid, Burberry, Astra Zeneca, BCP, Sainsbury, Societe Generale, RTL, Telecom Italia, Rubis, Natixis, JC Decaux, Zurich, Baron De Ley, Mapfre, Rovi y Sacyr.