Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 26 de abril de 2017
Publicado en CONSENSO Miércoles, 12 de abril de 2017 08:00

Los mercados emergentes se comportaron mejor que los desarrollados en el primer trimestre del año

Bankia Estudios | El tono menos agresivo de la Fed tras la subida de tipos en marzo (se moderaron las expectativas de más de dos subidas adicionales en 2017) y las dificultades de la Casa Blanca para sacar adelante su agenda política (se pone en duda el estímulo fiscal para este año) han enfriado el sentimiento de los mercados financieros hacia Estados Unidos, lo que se ha reflejado en una menor fortaleza del dólar, leves caídas en bolsa (desde máximos) y un descenso de los tipos de largo plazo.

Esta situación ha sido aprovechada por los mercados emergentes, que se han beneficiado, además, de unos activos con valoraciones más atractivas, en términos relativos.

 

Todo ello también se refleja en el aumento de las emisiones de bonos soberanos, que ascendieron a unos 70.000 millones de dólares en el primer trimestre de 2017, casi un 50% más que hace un año y máximo histórico. Por países, en positivo, destacan México, por el tono menos beligerante de la administración Trump, e India, donde el sentimiento de los agentes nacionales e internacionales ha mejorado tras la victoria del partido del primer ministro en las elecciones regionales de dos estados, incluido el más poblado del país, lo que le acerca a la mayoría necesaria para sacar adelante reformas clave.

 

Por el contrario, Turquía sigue decepcionando, al no despejarse la incertidumbre política y ampliarse los desequilibrios externos; mientras que Sudáfrica y Venezuela han copado los titulares en las últimas semanas debido a polémicos cambios por parte de sus respectivos gobiernos.

 

 

Los mercados bursátiles emergentes (+12% en lo que llevamos de año el índice MSCI) se han comportado mejor que el SP500 (+6%). En dólares, este año, las Bolsas latinoamericanas se encuentran entre las más rentables: Venezuela (+45%), Argentina (+27%), Chile y México (+20%) y Brasil (+11%). En Asia, destacan en positivo India (+17%), Taiwán y Filipinas (+11%).

 

En Europa se observan fuertes contrastes: importantes revaloraciones en Polonia (20%) o Rumanía (+17%), frente a las pérdidas de Rusia (-4,5%).

 

En el mercado de divisas, el índice MSCI ha aumentado un 5,1% en lo que llevamos de año, sobresaliendo frente al dólar el peso mexicano (+10%, tras tocar mínimos históricos a principios de año), el rublo ruso (6,8%, gracias a la mejora de las perspectivas de la economía) y el won surcoreano (6,5%). Por el contrario, la moneda que más se ha depreciado frente al dólar ha sido la lira turca (-5%, debido a la incertidumbre política y al aumento de los desequilibrios macro). Mención aparte merece el rand sudafricano, donde el cambio de gabinete de gobierno ha provocado que la moneda se deprecie un 10% desde el 24 de marzo, compensando toda la apreciación que había registrado desde comienzos de año.

 

En los mercados de deuda, la mayor parte de los movimientos más significativos se han producido en Europa Emergente: el rendimiento del bono soberano está aumentando en República Checa (+56 p.b. hasta 1,03%), donde se anticipa una subida de tipos en el corto plazo; frente al descenso de las rentabilidades en Rusia (-49 p.b. hasta 7,87%) y Turquía (-37 p.b. hasta 10,71%).

 

Entre el resto de regiones, destacaría el aumento del rendimiento en la deuda soberana en China (+24 p.b. hasta 3,31%) e India (+31 p.b. hasta 6,82%), a pesar de la estabilidad del escenario macro y la menor incertidumbre política; frente al descenso de las tires en Indonesia (-83 p.b. hasta 7,11%), entre otros.

 

En el mercado de materias primas, se mantienen las tendencias del mes anterior en los metales industriales y preciosos. La cotización de los primeros siguen creciendo con fuerza, sobre todo, las barras de acero Shanghái (+28%, ante las noticias de más medidas para reducir el exceso de capacidad en China), el paladio (19% en el año, asociado a un repunte en la producción global de automóviles) y el aluminio (+15%). Entre los metales preciosos, la plata está repuntando por encima del 15% y el oro en torno al 10%, en ambos casos, asociado a la continua incertidumbre política en Estados Unidos y, sobre todo, Europa.

 

La tendencia sí ha cambiado en los precios energéticos en las últimas semanas, donde la cotización del petróleo se mostró muy volátil a lo largo del mes: cayó un 9% en las primeras semanas para recuperar parte del terreno perdido en la última semana (+7,5% hasta retomar niveles próximos a los 55 USD/barril de Brent).  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.