Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 24 de abril de 2017
Publicado en CONSENSO Viernes, 21 de abril de 2017 08:00

La fragilidad de Reino Unido vs la incertidumbre de Francia...

Carax Alphavalue | El movimiento táctico de Theresa May convocando elecciones (el próximo 8 de junio) con el objetivo de fortalecer su liderazgo (ya de por sí fuerte) de cara a negociar todo el proceso de desconexión con el respaldo total de su Gobierno, coincidirá con las elecciones legislativas en Francia (11 y 18 de junio).

Sobre el papel, las británicas deberían consolidar la representación de los Tory, lo que daría un mayor respaldo a la señora May, algo que seguro va a necesitar de cara a las negociaciones que se atisban con el Brexit. El escenario apunta pues a un apoyo completo, desde el punto de vista gubernamental, para remar en la misma dirección en lo que respecta a negociar el destino de Reino Unido.

 

En la vertiente francesa la historia es algo distinta. Las elecciones generales se celebrarán nada más finalizar las presidenciales que, tal y como hemos señalado antes, comienzan este fin de semana. Tiene pinta de que el resultado electoral de junio acabará con el bipartidismo clásico, a pesar de que el sistema francés no está diseñado para el resurgir de partidos minoritarios. Esto quiere decir que Francia podría acabar con un presidente desconocido a día de hoy por los grandes medios.

 

Obviamente este escenario no sería el mejor para Francia de cara a resolver, por un lado sus problemas internos, y por otro, a la hora de establecer su posición de liderazgo en la Unión Europea en las negociaciones del Brexit. Puede que, a tenor de lo atomizado que está actualmente el voto en Francia, un gobierno de coalición sea la mejor solución para conciliar a una gran parte del electorado.

 

Pero el mercado está ahora más preocupado por los riesgos que existen a corto plazo debido a la inestabilidad actual, que por los beneficios que traería en el largo una sólida coalición. Lo contrario lo podríamos decir en el caso británico: un partido con mayoría absoluta se dispone a implantar una serie de medidas con las que establecer su caída progresiva.

 

En la siguiente tabla podréis ver una serie de datos con los que comparamos a Reino Unido con Francia. Como podemos comprobar, ambos países no están tan lejos tanto a nivel macro como en términos de valoración. Eso sí, merece la pena destacar a las británicas en dos aspectos: en su histórico buen trato con sus accionistas, visto la diferencia de yields entre ambos países, y en el menor apalancamiento de sus balances.  

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.