Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 24 de octubre de 2017
Publicado en CONSENSO Viernes, 12 de mayo de 2017 00:00

Límites de la política monetaria

José Luis M. Campuzano (AEB) | Muy interesante la valoración de los efectos secundarios de la política monetaria extremadamente laxa en la intervención de Mario Draghi esta semana ante el Parlamento holandés.

Poco que añadir de novedad en los positivos, la razón de ser de las medidas. Entre los potenciales efectos negativos el Presidente Draghi mencionó la caída en la rentabilidad del ahorro, incluido aquí el de las pensiones, al mismo tiempo que puede deprimir la rentabilidad de los bancos. En este último caso, advierte que su potencial efecto negativo dependerá de la estructura de balance y de negocio de las entidades. Pero es su advertencia de riesgos en términos de excesos en algunas partes del mercado financiero lo que más llama la atención. Aunque, eso sí, rechazando que por el momento haya evidencias de que esto esté ocurriendo. Con todo, advierte sobre las dinámicas al alza en precios del sector residencial y endeudamiento de las familias en algunos países. Como sería el caso holandés. Dicho todo esto, el Presidente del BCE también considera que la política monetaria no es el instrumento apropiado para reconducir estos riesgos locales y sectoriales.

 

¿Y el futuro? Tras considerar que no es el momento de dar marcha atrás a las medidas monetarias (aunque sí considera que se están consiguiendo muchas metas marcadas), demanda reformas estructurales para aumentar el crecimiento potencial al mismo tiempo que ajustes en las finanzas públicas para reconducir los riesgos derivados de la elevada deuda. Considera, además, la necesidad de avanzar de forma decidida en el Euro. La Unión Bancaria, por ejemplo. Y esto a través de reducir riesgos que ahora actúan como obstáculo. Incluyendo implementar las medidas regulatorias pendientes. Finalizar a nivel institucional, como la implementación de un seguro de depósitos común o un fondo común de resolución. La unión de capitales, lo que puede permitir una mayor mutualización del riesgo. Naturalmente, fortalecer la Unión desde una perspectiva económica, fiscal y política.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.