Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 17 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Viernes, 02 de febrero de 2018 00:00

La exposición divisa en la Bolsa española

Víctor Peiro (GVC Gaesco) | Cuando hablamos del impacto de la variación de las divisas en la economía en general y en el mercado de acciones en particular, hay muchos ángulos que tener en cuenta, y alguno de ellos con efectos contrarios.

 

 

 

A nivel macro, el impacto más importante es el que se produce en el coste de las importaciones y en la competitividad de las exportaciones.

 

A nivel microeconómico, los tres efectos en los que nos centramos son: a) el que se produce en la capacidad de exportar de las empresas, b) en el impacto contable que se produce en las empresas que generan negocio en otras monedas, pero que a la hora de publicar los beneficios obtenidos, por ejemplo en dólares, tienen que ser traducidos a euros y c) en el cambio de valoración que experimenta la deuda y gastos financieros que las empresas pueden tener en moneda extranjera.

 

En lo que llevamos de 2018, el euro se ha apreciado un 4% frente al USD, que se suma al 12,5% que ya había escalado en todo el año 2017 (frente al 2016).

 

Esta es la variación teniendo en cuenta los niveles de cierre de ambos años y la última cotización.

 

Dicho cambio de “punto a punto” es el que es relevante para la valoración de los activos y pasivos a cierre del año. Sin embargo, es más relevante para las exportaciones y para el cálculo del impacto en resultados e ingresos de las empresas, la variación que se produce entre el cambio medio de cada periodo. Y en este caso el cuadro es menos dramático. Si comparamos la media de 2017 con 2016, la depreciación del USD fue tan sólo de poco más del 2%. Lo que sí está poniendo algo más en guardia a los mercados es que en lo que llevamos de 2018, esa depreciación si alcanza ya el 7%.

 

A nivel macro, pensamos que el impacto visto hasta ahora es asumible por la economía española, ya que casi el 52% de las exportaciones de nuestro país van a parar a la zona euro y el 67% si tenemos en cuenta toda la Unión Europea donde, por ejemplo, la libra sólo se ha depreciado menos de un 1% frente al euro en lo que llevamos de año (a pesar del Brexit).

 

A nivel de importaciones, el 46% procede de la UEM y el 57% de toda la UE. Por otra parte, la apreciación del euro puede reducir algo el efecto de la subida del precio del petróleo, ya que las importaciones energéticas y de productos derivados, como los químicos, suponen un 25%-30%.

 

El impacto de la fortaleza del EUR es coyuntural. De hecho, estimamos que el valor de equilibrio del EUR/USD se sitúa entre 1,10 y 1,20, y que a medio plazo la media debe acercarse a esos niveles. Aunque es cierto que las declaraciones y las actuaciones de los Bancos Centrales pueden producir volatilidad en la divisas, ya que pensamos que actualmente y desde hace años, estamos en una “guerra de divisas” por mantener la competitividad y ganar posiciones en el comercio mundial.

 

El impacto en las empresas españolas cotizadas es limitado en lo que se refiere a exportaciones, pero algunas empresas sí pueden tener un impacto significativo por traslación a euros de los beneficios obtenidos en la divisa de EEUU.

 

A nivel de empresas, en muchas ocasiones el impacto de la apreciación o depreciación a nivel de beneficio neto está cubierto, bien de forma financiera o en la mayoría de los casos por cobertura natural al tener los activos y pasivos más o menos equilibrados en la misma moneda.

 

Sin embargo a nivel de resultados operativos (Ebitda), el efecto puede ser significativo. En este caso, lo importante es el cambio medio anual, cuya apreciación es más progresiva. En términos directos, estimamos que aproximadamente el 10% del Ebitda del mercado español (las 60 principales empresas cotizadas), proviene de EEUU. Adicionalmente, alrededor del 12% proviene de Brasil y el 7-8% de México. Estas dos divisas han perdido un 8% y un 7,7% respectivamente frente al euro, es decir, se han comportado de forma similar al USD.

 

En el mercado español, las empresas españolas con más del 20% de su Ebitda generado en EEUU son Acerinox, Ebro Foods, Grifols, Arcelor, Iberdrola, ACS, Siemens y Gamesa.

 

Adicionalmente, hay compañías con una presencia directa baja en EEUU pero cuya actividad o las monedas en las que cobra o en las que fijan precios su producto están muy dolarizadas, como Inditex, Ence, Melia Hoteles y Repsol. Otras empresas con una exposición significativa serían Ferrovial, Santander, BBVA, Viscofán, Amadeus, IAG y Acciona.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.