Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 18 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Miércoles, 13 de junio de 2018 00:00

Cautela en corto, pero Italia sigue ofreciendo un "carry" superior

AXA | En este entorno de crecimiento saludable y amenazas crecientes, creemos que es más necesario un enfoque activo y táctico de la asignación de inversiones.

 

En primer lugar, las persistentes divergencias en política monetaria a ambos lados del Atlántico han provocado un fuerte aumento de los tipos de interés en Estados Unidos, lo que ha ampliado el diferencial entre este país y la zona euro hasta niveles no vistos desde la década de 1980: 320 puntos básicos (pb) en el vencimiento a dos años y 250 pb en el vencimiento a 10 años.

 

En Estados Unidos, los tipos de interés han superado el umbral del 3%, lo que nos ha obligado a revisar nuestro objetivo para la deuda pública a diez años hasta el 3,3%. Estas perspectivas nos han llevado a adoptar un sesgo estructural corto en duración. En Europa, los rendimientos del Bund siguen en mínimos, debido fundamentalmente a la baja oferta y la fuerte demanda. La evolución más importante ha sido la ampliación de los diferenciales de la deuda italiana a raíz del agravamiento del riesgo político. No obstante, el movimiento ha estado contenido y se ha originado sobre todo en el mercado de futuros.

 

La situación política sigue siendo inestable, por lo que recomendamos cautela a muy corto plazo, pero buscando posibles puntos de entrada a medio plazo, ya que Italia sigue ofreciendo un carry superior. El aumento de la incertidumbre y las valoraciones relativamente elevadas nos han llevado a realizar algunos ajustes tácticos en renta variable. Aunque seguimos estando sobreponderados en renta variable mundial ante las sólidas perspectivas de beneficios y el apoyo de los factores técnicos, en forma de recompras de acciones y operaciones corporativas, reconocemos que algunos mercados, sobre todo Italia, podrían verse afectados por las mayores probabilidades de que aumente el riesgo y la incertidumbre. Seguimos sobreponderados en Estados Unidos y la zona euro, aunque esta última región ha perdido algo de atractivo en fechas recientes.

 

En los mercados emergentes, ponderamos los riesgos planteados por la subida del dólar y los tipos de interés en Estados Unidos y los sólidos fundamentales que presentan algunas áreas y tratamos de diferenciar dentro de esta clase de activos. Aunque la evolución de los activos de los mercados emergentes ha estado deslucida recientemente, sobre todo en renta fija y divisas, por las razones indicadas arriba, somos cada vez más selectivos en nuestras inversiones.

 

Seguimos sobreponderados en renta variable emergente, con una clara preferencia por Asia. En la deuda emergente, un área en la que Latinoamérica posee un mayor peso en los índices, el corto plazo plantea dificultades por el contexto que viven el billete verde y los tipos de interés estadounidenses, pero seguimos siendo optimistas a medio plazo.

 

En lo que respecta a las divisas, el dólar estadounidense volvió a subir tras más de un año de depreciación, pero no nos dejamos impresionar. Creemos que este rebote será limitado, tanto en el tiempo como en magnitud, y seguimos esperando que el cruce EUR/USD se mueva al alza.

 

La razón es que nuestras perspectivas para la zona euro siguen siendo favorables y esperamos que el BCE vaya reduciendo de forma muy progresiva su política expansiva durante el segundo semestre del año en función del devenir económico, pero también político, en la medida en que este ensombrezca las perspectivas.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.