Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 10 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Lunes, 06 de agosto de 2018 08:00

Los beneficios del S&P 500 crecen en el 2T2018 un 28% respecto al 2017

J. P. Morgan | El mercado de valores está atrapado en un tira y afloja entre la política y los fundamentales. Por una parte, la intensificación de las tensiones comerciales y el potencial de nuevos aranceles sugieren que puede que esté justificado tener cautela; por la otra, la solidez del crecimiento de la economía y los beneficios favorece que los activos de riesgo continúen subiendo.

 

Hasta la fecha las fuerzas de los fundamentales parecen ir en cabeza —tal y como evidencia la rentabilidad positiva del S&P 500 en lo que va de año—, pero habrá que prestar atención a la reciente moderación de los indicadores de confianza, aunque hayan partido de niveles elevados.

 

En este entorno político turbulento, la temporada de presentación de beneficios del 2T de 2018 mantiene la línea de saludable crecimiento de los beneficios que comenzó hace casi dos años. Cuando aproximadamente el 62,6% de las empresas ya han publicado datos, el 84% ha superado las estimaciones de beneficios y el 60% las de ventas. Si tenemos en cuenta una combinación de datos de beneficios y estimaciones de los analistas, calculamos que los beneficios del S&P 500 han crecido en el segundo trimestre un 28% con respecto al año anterior. Tal y como se muestra en el Gráfico 1, muchos de los temas que dominaron los anuncios de beneficios en el primer trimestre se han mantenido —la reforma fiscal ha impulsado los beneficios, la subida de los precios del petróleo ha favorecido a los beneficios del sector energético y la depreciación del dólar es favorable para las empresas con una generación saludable de ingresos fuera de Estados Unidos—.

 

Dicho en otras palabras, las estrellas se han alineado una vez más para los beneficios en el segundo trimestre. Calculamos que la reforma fiscal es responsable de aproximadamente el 7% del crecimiento de los beneficios observado en el 2T, mientras que la depreciación del dólar y la subida del petróleo han contribuido en torno a un 3% y un 1%, respectivamente. Por otra parte, los márgenes de beneficios parecen haberse situado en unos máximos históricos del 11,8%, gracias al impulso que los bajos tipos de interés, el escaso crecimiento salarial y las bajadas de impuestos proporcionan a los beneficios.

 

 

Los sectores cíclicos encabezan la marcha

 

Los sectores cíclicos están atravesando otra temporada de sólidos beneficios. El sector financiero se beneficia de la reforma fiscal, las subidas de tipos, unos préstamos estables, y una sólida actividad de OPV y fusiones y adquisiciones, pero los datos de rentas de los mercados de capitales son heterogéneos. Por otra parte, dado que algunos bancos tuvieron dificultades en algunas partes de la prueba de resistencia realizada por la Reserva Federal en junio, sus planes de retorno de capital se han puesto en espera. Dicho esto, una serie de instituciones financieras han mencionado que además de cualquier plan de retorno de capital, el gasto en inversiones se acelerará cuando las firmas actualicen los equipos de comunicaciones y otras tecnologías. Los sectores más expuestos en el plano internacional —tecnología, industria y materiales—también han experimentado otro sólido trimestre de crecimiento de los beneficios. Estos sectores se han beneficiado en general de la caída del -1,8% interanual experimentada por el dólar estadounidense, aunque un arranque de año más débil para la economía mundial podría ser una fuerza compensatoria. Dicho esto, los informes adelantados del sector tecnológico muestran que los márgenes se mantiene sólidos, al igual que la actividad de recompra, lo que proporciona un impulso adicional a los ingresos brutos. Las empresas industriales continúan viéndose afectadas por la subida de los precios de los insumos, aunque un repunte de la actividad económica estadounidense ha impulsado el crecimiento de los ingresos y ha ayudado a compensar parte de la presión bajista sobre los márgenes.

 

El sector energético continúa recuperándose y los beneficios parecen haberse multiplicado por dos en el segundo trimestre con respecto al año anterior. El precio medio del petróleo WTI subió más de un 40% en el 2T2, lo que, unido al repunte de la actividad de explotación de esquisto, ha impulsado la rentabilidad de las compañías energéticas. De hecho, la producción de petróleo en Estados Unidos ha subido un 15,4% interanual, lo que ha llevado a algunas compañías energéticas a anotarse los márgenes de beneficios más elevados en varios años. Por otra parte, tras haber recortado el gasto de capital como consecuencia de la pronunciada caída de los precios del petróleo en 2014-2016, las firmas que están invirtiendo utilizan financiación interna, lo que les permite mantener controlado el apalancamiento.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.