Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en CONSENSO Lunes, 18 de febrero de 2019 08:30

Kalypso Nicolaïdis: "Lo más urgente es terminar la unión bancaria para romper el bucle con la deuda soberana"

Julia Pastor | En Kalypso Nicolaïdis confluyen diversas raíces europeas. Nacida en París, esta profesora de Relaciones Internacionales en Oxford, se crió en Grecia, el país originario de su familia. También tiene una herencia española por parte de sus abuelos. Por todo esto, dice tener una visión de Europa filtrada desde los países del sur. En Oxford, también preside la South East European Studies (SEESOX) y también dirige el programa RENEW (Rethinking Europe in a Non European World), y el programa de Ética del Comercio Global.

 

 

Tras 10 años de crisis, la construcción europea sufre la amenaza del populismo, muchos ciudadanos sienten que la Unión es algo que viene impuesto desde arriba. ¿Comparte usted este sentimiento?

 

Absolutamente. Esta ha sido una de las principales razones de la crisis europea, la pérdida de confianza de los ciudadanos europeos en que representen sus intereses cuando ni siquiera saben lo que hacen. Durante mucho tiempo la Unión Europea ha funcionado así porque no se tocaban temas tan controvertidos. Incluso el tema del comercio, la gente puede pensar que hace daño, pero aceptar que la globalización comercial es buena, pero lo de ahora es más visible. Sabemos que los últimos 25 años –desde que se firmó el Tratado de Maastricht– hay una larga historia en la que subyace una crisis democrática en la UE, y en la que la gente ha percibido que cada vez más éramos gobernados por el centro, por Bruselas. Por supuesto, la crisis financiera, y después la crisis de refugiados y todas las diferentes crisis que han sobrevenido en Europa han hecho este punto mucho más sensible porque de repente eso dejó de ser una cuestión abstracta y se convirtió en un tema que la gente sentía en sus bolsillos, en sus casas, en su vecindario. Y entonces, empezaron a preguntarse quién está tomando las decisiones.

 

El euro ha cumplido 20 años. ¿Ha sido la moneda única el fracaso que afirman sus detractores?

 

Mucha gente en este país, en España, igual que en mi país, en Grecia, y también algunos en Francia... Todo el Sur de Europa siente que el euro es igual a dos cosas muy negativas. En términos de eficiencia, la gente lo ha asociado a desempleo y austeridad, y en términos de legitimidad al tema de su primera pregunta, algo impuesto desde arriba. Podemos discutir si esa percepción es cierta o no, si es o no legítimo que Bruselas le diga a Grecia o a España lo que tiene que hacer, pero lo que el euro ha traído al gobierno europeo son políticas que han supuesto el sufrimiento de mucha gente y en las que el coste ha sido muy desigual, no sólo en términos de prosperidad y crecimiento. Es por esto por lo que llamamos a esta crisis del euro una crisis de legitimidad de todo el proyecto europeo, un desbordamiento del conjunto del proyecto. En este sentido, ha sido un fracaso, pero en la Unión Europea nada es blanco o negro.

 

PUEDE LEER LA ENTREVISTA COMPLETA EN LA ZONA PREMIUM 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.