Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 20 de agosto de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 19 de abril de 2017 00:00

Los mercados, entre el FMI y la política

Intermoney | Las citas con el Libro Beige y el Informe de Estabilidad Financiera del FMI serán lo más destacado de la agenda de hoy. En lo que respecta al documento de la Fed, no prevemos grandes cambios frente a ediciones anteriores, es decir, describirá un crecimiento económico entre modesto y moderado, alejándose del optimismo atesorado por los inversores justo después de las elecciones en EEUU. En cuanto al FMI, “el plato fuerte” ya tenía lugar ayer al actualizar sus perspectivas para la economía mundial a la sombra de ajustes muy medidos y entre los que destacaban los realizados para la inflación.

 

 

En dicho caso, la realidad del aumento del precio del crudo y de las materias primas no energéticas, en base a los precios de los futuros, llevaban a tomar como referencia un mayor encarecimiento de las mismas y a situarlo en 28,9% y 8,5%, respectivamente, lo cual explicaba el repunte de las tasas de IPC previstas para 2017 en las economías avanzadas (2,0% y +0,3 p.p) y, también, en las emergentes y en desarrollo (4,7% y +0,2 p.p). Sin embargo, nos quedábamos con que en el FMI también consideran un “pico” el comportamiento observado de la inflación, pues esperan que en las economías avanzadas se sitúe en el 1,9% en 2018 y en el resto del mundo en 4,4% .

 

Una vez conocido este punto y la actualización de las previsiones de crecimiento, tratadas en el primer apartado de este informe, hoy el organismo internacional redundará en los múltiples riesgos que afrontamos. Entre ellos, pondrá el acento en el impacto de las acciones de los principales bancos centrales en clave de estabilidad financiera, recordando la necesidad de q ue actúen de forma cauta y muy medida en sus potenciales estrategias de salida ante un entorno todavía sensible a sus decisiones. En dicho frente, las mayores preocupaciones estarán ligadas al endurecimiento de la política monetaria de la Fed y su impacto vía posible apreciación del dólar en determinadas economías emergentes. En dicha clave emergente, también se volverá a repetir el mensaje de ayer al recordar los riesgos vinculados a la dependencia del crecimiento chino (+6,9% a. en el 1tr17) de la expansión del crédito, el cual aumentó en 2,58 billones $ en 2016 y llevaba a que la deuda en China alcanzase el 277% del PIB a finales del año pasado, preocupando que una parte cada vez mayor del servicio de dicha deuda se haga frente con más deuda.

 

Más allá de China, el FMI volverá a hacer mención a la falta de empuje de las reformas estructurales, el elevado peso de la deuda pública en muchos países, la vulnerabilidades financieras de otras naciones emergentes, el desafío de los menores ingresos vinculados a la s materias primas y , entre todo ello, los riesgos geopolíticos con una visión amplia en un escenario donde preocupan las “políticas aislacionistas”.

 

En cuanto a las ramificaciones del escenario político sobre la economía, los inversores en Europa no perderán de vista a Reino Unido ni los sondeos en Francia, dado el escaso impacto de los indicadores en la jornada. En el conjunto de la UEM, el IPC reafirmará su moderación hasta 1,5% a. en marzo, guiada por el enfriamiento de los precios energéticos y el “efecto Semana Santa” que se dejó sentir, especialmente, en la moderación de la inflación subyacente hasta 0,7% a. y que se verá revertido en abril. Junto a la anterior referencia, asistiremos a la balanza comercial de la zona euro de febrero que nos servirá para testar el momento del comercio intra - europeo.

 

No obstante, como decíamos, dichas referencias o la balanza comercial de Italia no serán decisivas en clave de mercados, mientras la política toma mayor protagonismo. En el caso del Reino Unido, las elecciones planeadas para el 8 de junio deben entenderse como lo que son; una forma de legitimar a May ante su papel de substituta de cara a unas negociaciones decisivas como las de “Brexit” y, ad emás, reforzar su posición aprovechando la amplia ventaja que las encuestas (casi 21 puntos) dan a los conservadores sobre los laboristas.

 

Respecto a Francia, la experiencia reciente nos recuerda que no debemos descartar las opciones “más delicadas” y a ello ayuda el estrecho margen entre los candidatos, si bien lo mejor es tener en cuenta los resultados de las últimas encuestas y éstos también dan cierto margen de respiro. La última de ellas, realizada por Elabe los días 16 y 17 de abril, confirma la liger a ventaja de Macron (24%) y la segunda posición de Le Pen (23%), mientras que el candidato izquierdista Mélenchon perdería algo de terreno hasta el 18% y el conservador Fillon resistiría con un 19,5%. Unas cifras que dan cierto margen para la calma pero que los mercados pueden interpretar como demasiado ajustadas, lastrando el comportamiento de las bolsas.

 

Por último, sólo queda hacer un guiño al petróleo que va más allá de las cifras semanales de inventarios en EEUU que, aunque se confirme el descenso esperado por el consenso de Bloomberg, seguirán siendo igualmente abundantes. La clave real es el futuro de la producción de los hidrocarburos no convencionales y lo cierto es que los datos apuntan a que en EEUU seguirá creciendo de forma sostenida en el tiempo . De hecho, en febrero, la actividad en los pozos estadounidenses de gas y crudo aumentaba un 7,7% m. y daba continuidad a los avances reseñables de los meses previos, situando su avance interanual en el 52,5% y el uso de la capacidad en este segmento en el 82,7%. En otras palabras, los límites al alza para los precios del crudo son claros.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.