Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 16 de diciembre de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 09 de octubre de 2017 12:00

La industria alemana sorprende con dinamismo en agosto

Bankia Estudios | Los indicadores de actividad industrial mostraron en agosto una fortaleza inesperada y mejoran notablemente las perspectivas para el conjunto del tercer trimestre de 2017.

 

Los pedidos industriales aumentaron en agosto cinco veces más de lo esperado (3,6% vs -0,4% en julio, revisado al alza) y aumenta la probabilidad de que el tercer trimestre se encuentre entre los mejores de los últimos cinco-seis años. El buen dato de agosto se explica por el elevado dinamismo de los pedidos internos (2,7% vs -1,4%) y de los de fuera de la UEM (7,7% vs 0,6%). Por su parte, los pedidos de la UEM retroceden por tercer mes consecutivo (-1,0% vs -2,9% acumulado en junio-julio), lo que puede apuntar a cierto debilitamiento de la inversión en bienes de equipo en la UEM en el tercer trimestre de 2017, tras crecer un 0,9% en el segundo trimestre de 2017.

 

La producción industrial también mostró un crecimiento muy dinámico y más que compensa la caída acumulada en los dos meses previos (2,6% vs -1,1% acumulado en junio-julio). Todos los sectores registran un comportamiento bastante expansivo, destacando bienes de capital (4,8%) y bienes de consumo duradero (6,0%). La excepción es construcción que retrocede un 1,2%, después de tres meses bastante apáticos (acumula una caída del 1,4%).

 

La industria ha mostrado un comportamiento muy expansivo en lo que va de tercer trimestre y no parece que se vaya a producir un cambio brusco de tendencia en el corto plazo según indica los elevados niveles en los que se sitúan los indicadores de confianza empresarial (por ejemplo, el índice de la Comisión se encuentra en máximos desde finales de 2011 y el Ifo se mantiene cerca de máximos históricos). Esto representa una buena noticia para Alemania ya que el sector industrial, sin construcción, representa casi un 26% del total de su economía y el impulso que presenta puede más que compensar el enfriamiento que se intuye para el consumo privado, tras un segundo trimestre muy expansivo (0,8%), tal y como parece indicar el descenso que acumulan las ventas minoristas en lo que va del tercer trimestre (un 0,5% respecto al trimestre anterior). En balance, las perspectivas para la economía alemana siguen siendo muy positivas y esperamos que mantenga un ritmo de crecimiento en torno al 0,5% trimestral en lo que resta del año, lo que se traduciría en un crecimiento medio en 2017 del 2,1%, máximo desde el inicio de la crisis.  

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.