Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de noviembre de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Domingo, 12 de noviembre de 2017 08:00

El consumo, la inversión y las condiciones financieras empujan al alza las previsiones de la CE

Intermoney | El organismo cumplía con lo adelantado por IM y revisaba al alza sus estimaciones de PIB para este año y el siguiente en la UEM (+0,5 p.p. hasta 2,2% y +0,3 p.p. hasta 2,1%), al tiempo que aportaba una proyección de crecimiento para 2019 (1,9%).

 

 

Así, se confirmaba el buen desempeño económico de la zona euro en la primera mitad del año, lo cual favorecería que ésta cierre el presente ejercicio con su mayor crecimiento de la década y, a su vez, explicaba la corrección al alza del crecimiento en 2018 debido al “efecto arrastre”.

 

La CE alegaba que, entre otros factores, la mayor fortaleza del consumo privado, la mejora de la inversión, el continuo apoyo de las condiciones financieras, la aceleración del PIB global y la reducción de la incertidumbre estarían detrás de la mejora de las expectativas de crecimiento. Por países, las previsiones mejoraban para 2017, 2018 y 2019 en Alemania (2,2%, 2,1% y 2,0%) y España (3,1%, 2,5% y 2,1%), mientras que eran recortadas en el caso de Reino Unido hasta situarlas en las cifras más bajas del conjunto de países que conforman la UE. En concreto, la CE estimaba que el PIB británico se situará en 1,5% en 2017 (1,8% ant.) para desacelerar posteriormente hasta 1,3% en 2018 y 1,1% en 2019.

 

En cuanto a la inflación, la institución comunitaria ajustaba sus proyecciones hasta igualarlas a las que atesoramos en IM (1,5% en 2017, 1,4% en 2018 y 1,6% en 2019), lo cual implicaba la consideración de que el efecto base negativo podría no llegar a producirse el próximo año en el ámbito energético (incluso, podría darse un comportamiento al alza). Por su parte, se pronosticaba una evolución más optimista de la tasa de desempleo (9,1% en 2017, 8,5% en 2018 y 7,9% en 2019) y del déficit público (-1,1% en 2017, -0,9% en 2018 y -0,8% en 2019).

 

Así, el escenario planteado por la CE concordaba con el contemplado por el BCE en su Boletín Económico, así como también con los mensajes lanzados por Benoit Coeuré, quien afirmaba que la recuperación es la más fuerte en casi dos décadas en términos de “robustez y equilibrio”. Además, Coeuré animaba a los diferentes países a aprovechar el buen momento actual para acometer reformas, ya que factores favorables como la política monetaria del BCE, la depreciación del euro y unos cómodos precios del petróleo “no durarán para siempre”. Por otro lado, sobresalían las palabras de Mario Draghi y Danièle Nouy al apuntar que se podría retrasar la introducción de normas más estrictas sobre los préstamos morosos en la banca, sobre todo, tras las quejas recibidas desde el Parlamento de Italia.

 

En los mercados, las Bolsas europeas venían marcadas por los números rojos (-1,16% del Eurostoxx) ante el mal comportamiento de sectores como el industrial (-2,23%), el relativo a la salud (-1,84%) y los materiales (-1,71%). Por su parte, el euro se apreciaba hasta 1,1650 EURUSD impulsado por las mejores perspectivas de la CE, mientras que las predominaban en la deuda pública europea. La rentabilidad del bono español a diez años subía +4,8 p.b. hasta 1,533%, mientras que la del bund lo hacía en +4,9 p.b. hasta 0,375%.

 

En Estados Unidos, el S&P500 retrocedía un -0,38% lastrado también por el sector industrial (-1,28%) y de los materiales (-0,87%). En relación a los treasuries, éstos reaccionaban a con repuntes en sus rendimientos (el 10 años se situaba en 2,3558% la mañana del viernes) a los últimos acontecimientos que tenían lugar en el Senado estadounidense. En concreto, la cámara proponía retrasar hasta 2019 la rebaja del impuesto sobre beneficios, mantener en siete los tramos del IRPF, introducir menos deducciones por impuestos locales y continuar con el límite de 1 mill. $ en la deducción por intereses hipotecarios.

 

La anteriormente mencionada reforma fiscal de Trump constituye uno de los apoyos principales de la confianza del consumidor estadounidense, la cual se sitúa en niveles no vistos desde principios de la década de los 2000. De hecho, el índice de la Universidad de Michigan permanecerá por encima de los 100 puntos, según las cifras preliminares de noviembre, y se convertirá en el dato más importante del día (viernes) en Estados Unidos. Habrá que ver cómo evoluciona a partir de ahora, tras los cambios introducidos por el Senado a la reforma fiscal.

 

El anteriormente mencionado dato de confianza del consumidor compartirá protagonismo con los titulares adicionales que puedan emerger en torno a la ya citada reforma fiscal estadounidenses o a más novedades procedentes de la “gira” de Donald Trump por Asia. En su estancia en China, el presidente de los Estados Unidos acusó a sus predecesores del desequilibrio comercial respecto al gigante asiático, a lo que el presidente Xi Jinping añadió: “pero sobre la base de la cooperación de beneficio mutuo y la competencia leal, esperamos que podamos resolver todos estos problemas de manera franca y consultiva”. De hecho, se firmaron acuerdos comerciales por unos 250.000 mill. $ entre firmas estadounidenses y chinas.

 

En Europa, la política se volverá a centrar en las negociaciones entre Londres y Bruselas respecto al “Brexit” y, dejando a un lado los datos que se publicarán en Reino Unido, las referencias macroeconómicas más interesantes provendrán de Francia. Constataremos cómo la producción industrial gala de septiembre se verá negativamente afectada por el menor consumo energético (derivado de unas temperaturas anormales para el noveno mes del año) aunque esto se verá más que compensado por la normalización del sector del automóvil.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.