Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de noviembre de 2017
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 13 de noviembre de 2017 10:00

El PIB de la Eurozona (0,6% trim.) confirmará la evolución positiva del crecimiento económico

Intermoney | Esta semana viene cargada de referencias en la UEM, principalmente el martes, cuando destacan tanto los datos de PIB como los de inflación.

 

Comenzando con la segunda estimación de la actividad del agregado de la zona euro, esta confirmará la evolución positiva del crecimiento (0,6% trim.) y corroborará el dinamismo del área, acorde un avance medio del 2,3% en el conjunto de 2017. Además, las tasas de crecimiento ya conocidas de las economías del área avalan el 0,6% trim., si bien hay que tener en cuenta la posible distorsión que puedan causar la corrección en los datos de Holanda, después del atípico +3,3% trim. cosechado en el 2tr17 anterior gracias al auge del gasto de los hogares.

 

De la misma forma, será interesante la publicación de las cifras de crecimiento en Alemania, las cuales estarán entorno al 0,6% - 0,7% trim. en el 3tr17. Según el Bundesbank, la actividad industrial mantendrá un papel crucial en la expansión de la economía germana, lo que pondrá de manifiesto el incremento en la inversión en bienes de capital y el crecimiento particularmente fuerte en la producción de automóviles.

 

Por el contrario, desde la entidad alemana se apuntaba el freno en la inversión en construcción, aunque la corrección se entendería como normal después de unos seis primeros meses de 2017 muy sólidos. La moderación también será palpable en el consumo privado, aunque dicho enfriamiento ya nos lo ponían de manifiesto las débiles cifras de ventas minoristas. No obstante, la confianza del consumidor, las perspectivas para el mercado laboral y los ingresos son favorables, lo que permite pensar en que no habrá un deterioro sostenido en el consumo.

 

Junto al PIB germano, conoceremos el dato preliminar de Italia, cuyo avance de 0,4% trim. en el 3tr17 confirmará el mayor auge de la economía transalpina ante los mayores avances del consumo y de la inversión. Al igual que en Alemania, el sector industrial jugará un papel importante en el repunte del PIB. A pesar del dato negativo de producción industrial de septiembre, esta se expandió un +1,4% durante el trimestre, lo que añadiría +0,3 p.p al agregado del PIB. Para acabar con los PIBs de la Eurozona, la estimación preliminar de Portugal apuntará a una expansión de +0,7% trim.

 

Otra de las referencias de interés en la semana europea será el IPC final de la zona euro correspondiente al mes de octubre. Deteniéndonos en el índice general, se ratificará su moderación hasta un +1,4% a. ante el bache de los servicios, los cuales podrían restar -0,1 p.p al agregado., si bien los precios de la energía continuarán contribuyendo de manera positiva ante un escenario de riesgos al alza. Por otro lado, la caída de los bienes industriales no energéticos confirmará el +1,3% del índice subyacente (teniendo en cuenta alcohol y tabaco).

 

A parte del IPC final de la zona euro, su homólogo español corroborará la moderación de los precios en octubre (+1,7% a.), mientras que las cifra armonizadas de inflación en Alemania (+1,5% a.) revalidarán la caída en los precios de los servicios. La contracción en los datos de inflación se antoja pasajera y, el martes, el tono positivo de los analistas e inversores alemanes según la encuesta ZEW dará cuenta de ello al confirmar las lecturas al alza de la inflación para la zona euro y el resto de principales economías recogidas en la encuesta.

 

Las referencias de la UEM se completarán con la producción industrial que, en septiembre, retrocederá un -0,6% m., descontándose la caída de la actividad manufacturera en países como Alemania o Italia, si bien el trasfondo sigue siendo favorable. A su vez, la balanza comercial de la Eurozona, el miércoles, continuará mostrando el buen momento de los intercambios comerciales de la intra-UEM.

 

A los datos europeos hay que añadirles los procedentes de Reino Unido, donde el IPC seguirá aumentando y, en octubre, se situará en el 3,1% a. y respaldará aún más la reciente decisión tomada por el BoE de aumentar los tipos. No obstante, la entidad británica mira más allá del impacto limitado de la inflación y considera que los peores efectos sobre la renta disponible ya han pasado, de manera que, en la actualidad, la atención está en ver como el escenario de tipos afecta a sectores como la banca o las aseguradoras.

 

Junto al IPC británico, la tasa de desempleo se mantendrá en niveles mínimos, acompañándose por el avance del empleo. Sin embargo, hay que considerar que el mercado laboral británico se encuentra próximo al pleno empleo y con un número elevado de vacantes, lo que choca con la contención salarial. Esto continuará evidenciando el poco margen de los británicos para consumir y se verá reflejado en el estancamiento de las cifras de ventas minoristas de agosto, las cuales conoceremos el jueves.

 

Respecto a la agenda estadounidense, el IPC de octubre resaltará por encima de todos los datos y se publicará el miércoles. Este moderará hasta 2,0% a., aunque debemos de estar atentos al ruido que pueda introducir la partida de carburantes donde, más que los movimientos del petróleo, tendrán más incidencia los efectos de la gasolina y su moderación en octubre frente al promedio de septiembre (166 $/barril sep. vs 164 $/barril oct.). Sin embargo, como defendemos en IM, la ya mencionada moderación de la inflación en EEUU no debe preocupar, pues vendrá a poner de relieve le índice subyacente, cuyo nivel de 1,7% a. indica que hay inflación.

 

Además, se conocerán las ventas minoristas estadounidenses de octubre, cuya corrección se producirá tras la reposición de bienes del mes anterior ocasionada por los efectos meteorológicos adversos, de manera que se mantendrá la tendencia positiva de fondo. La producción industrial será otra de las referencias de la semana y, en octubre, volverá a verse beneficiada por el desempeño positivo de las partidas de utilities y minería, mientras que la tendencia de la utilización de la capacidad instalada seguirá siendo positiva. Por su parte, los precios de importación volverán a notar el efecto positivo de los carburantes en octubre y, en cuanto a los permisos de construcción y la iniciación de construcciones, éstos normalizarán su comportamiento en octubre y evolucionarán al alza.

 

En el ámbito asiático, el PIB japonés desacelerará en el 3tr17 acusando la mayor contracción en el consumo privado y la inversión residencial, si bien se espera un desempeño favorable en la inversión en bienes de capital. Dicho dato continúa siendo positivo y, a pesar del freno, apunta que la actividad japonesa continúa favoreciendo las presiones inflacionistas. Las citas asiáticas serán completadas por las referencias chinas con la mejora del avance de las ventas minoristas y la producción industrial de octubre.

 

Al margen de los indicadores macro, deberemos de prestar atención a las noticias del ámbito institucional tanto en clave Fed como BCE. En lo referente a la Reserva Federal, el ruido sobre los cambios en el fuero interno de la entidad será una constante después de que el presidente del distrito de Nueva York, William Dudley, confirmase que abandonaba su cargo. Tres de los principales cargos de la entidad serán renovados en un corto plazo y, en esta coyuntura, el vicepresidente de la Fed de Nueva York, Simon Potter, se perfila como sustituto de Dudley amén de que, llegase quien llegase, el tono seguiría siendo continuista y sin cambios. Al margen de la rumorología habrá que estar atentos a las comparecencias de Janet Yellen y Loretta Mester sobre política monetaria.

 

La comparecencia de Yellen tendrá lugar en Frankfurt en un evento organizado por el BCE bajo el nombre de “Desafíos y oportunidades de la comunicación de los bancos centrales” y en el que también participarán tanto los presidentes del BoE y del BoJ como Mario Draghi. En tal evento, el italiano remarcará la necesidad de hacer transmitir las acciones de los bancos centrales a los agentes económicos de manera clara, así como la conveniencia de hacer nuevo uso de las herramientas que fueron utilizadas en el pasado. Asimismo, se volverán a lanzar mensajes positivos respecto a la tendencia de la economía de la Eurozona a largo plazo.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.