Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 15 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 09 de enero de 2018 09:00

El Banco de Japón recorta ligeramente las recompras en el mercado de bonos de más largo vencimiento

Mirabaud | La especulación de que el Banco de Japón (BoJ) podría desacelerar su estímulo monetario este año se apoderó del mercado de divisas después de que el banco central redujera la cifra de sus compras de bonos del gobierno japonés.

 

Si bien las operaciones de compra de bonos generalmente se ven como un asunto rutinario, los operadores se han fijado en el anuncio del BoJ de que comprará menos de los bonos a largo plazo, lo que ha provocado que el dólar baje un 0,5% frente al yen. Este anuncio se suma a la especulación de que el BoJ puede eliminar el estímulo monetario.

 

El gobernador del BoJ, Haruhiko Kuroda, ha descartado en repetidas ocasiones la posibilidad de retirar el estímulo en el corto plazo, incluso cuando algunos miembros del BoJ han expresado recientemente su preocupación por los posibles inconvenientes de la relajación monetaria, especialmente el impacto en los márgenes de ganancias de las instituciones financieras. Eso ha llevado a la especulación de que el banco central puede tener que considerar elevar sus objetivos de rendimiento o reducir la compra de activos de riesgo más adelante en 2018.

 

Suben los salarios, pero no lo suficiente

 

Los salarios reales de Japón, ajustados por inflación, registraron su primera ganancia en 11 meses en noviembre (0,1%), ayudados por un aumento en las bonificaciones de fin de año, pero los economistas advierten que es improbable que los salarios se mantengan al alza de los precios generales, lo que podría perjudicar el consumo. La perspectiva cautelosa sugiere que el gobierno aún enfrenta obstáculos para generar un aumento sostenido del gasto de los consumidores necesario para respaldar un crecimiento económico más rápido.

 

En el lado positivo, algunas compañías importantes han dicho que están dispuestas a aumentar los salarios esta primavera en las negociaciones anuales con los sindicatos. Sin embargo, algunos economistas temen que los minoristas eleven los precios más rápido que los salarios, lo que podría frenar el gasto privado a largo plazo.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.