Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 24 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 11 de enero de 2018 08:00

La austeridad de las empresas europeas

Alphavalue | El año 2017 parece ser un punto de inflexión para las empresas emisoras que cotizan en Bolsa, con una contracción en la deuda neta total y una deuda ajustada bastante soportable, hasta 2,1x Ebitda.

 

Y parece que continuará este buen clima, según las métricas de Alphavalue para un universo de 400 valores no financieros (y excluyendo a las empresas de Property). Por lo tanto, el ajuste promedio en el ratio Deuda Neta / Ebitda es probable que se haya contraído desde un máximo de 10 años en 2016 de 2.37x hasta las 2.11x de 2017, y debe revertir en 2019 a 1.69x, nivel que no vemos desde 2007. Los prestamistas pueden relajarse, ya que tanto la deuda neta como el Ebitda han contribuido a esta gran mejora.

 

 

El universo de los no financieros rastreados por Alphavalue (395 nombres y una capitalización de mercado de 8.000 bn€, excluyendo las acciones inmobiliarias) cuenta con bases sólidas y puede permitirse el lujo de financiar su crecimiento, tal vez recurriendo un poco más al mercado de deuda. Los prestamistas intentarán buscar cualquier spread extra para el colectivo de compañías con calificación BBB. Sin embargo, existe la persistente sensación de que no todo está bien, ya que es probable que la posición bruta de efectivo del mismo colectivo aumente constantemente después de un leve descenso en 2017 (véase la siguiente tabla).

 

 

En anteriores notas de análisis, hemos mencionado la tendencia de las empresas de mantener elevadas posiciones crecientes de liquidez (casi 1 Tn€ en 2019 frente a una capitalización del mercado actual de 8 Tn€), lo que puede suponer un gran coste para los accionistas. Efectivamente, no hay manera de que el coste de pedir prestado una cantidad adicional pueda compensarse con los rendimientos del mercado monetario en la misma cantidad. En el pasado, nos hemos aventurado a afirmar que una posición en cash es esencialmente una póliza de seguro para las empresas que descubrieron durante la última crisis que no podían confiar en los bancos cuando sus necesidades de capital circulante estaban por las nubes en una crisis sistémica. Aún así, la razón por la cual mantienen cantidades de efectivo tan altas es un misterio. Lo que resulta más importante para la mayoría no es la financiación barata, sino el crecimiento y la confianza en la recuperación cíclica. Consideramos que no es la mejor opción que las empresas eficientes en capital retengan posiciones de efectivo tan elevadas. Como empresas de calidad, las empresas del Stoxx600 solo necesitan aprovechar el mercado de capitales cuando se encuentran en posición de adquirir otras compañías o negocios. En general, tener demasiado efectivo es una forma segura de gastar imprudentemente en el momento equivocado, es decir, cuando los precios de los activos ya han subido. El hecho de que la cantidad de efectivo de las empresas esté aumentando en esta coyuntura cíclica es bastante desconcertante. También es posible que las empresas estén en lo cierto, es decir, que se sientan cómodas con efectivo en sus manos para cuando llegue la próxima crisis. Estaremos pendientes de cómo evolucionen las posiciones de liquidez.

 

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.