Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 10 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Jueves, 11 de enero de 2018 08:30

Muy atentos al mercado de bonos

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Finalmente llegaron las tomas de beneficios a los mercados de renta variable europeos y estadounidenses, con los mercados de bonos como detonantes de las mismas.

 

Así, una información publicada por la agencia Bloomberg, que a última hora de la tarde sería medio desmentida por las autoridades chinas, según la agencia Reuters, provocó fuertes caídas en los bonos estadounidenses, que se trasladaron posteriormente a los europeos y que, indirectamente, afectaron de forma negativa al dólar, que perdió terreno con fuerza en relación a las principales divisas mundiales, y a la renta variable. En su noticia Bloomberg decía que China se estaba planteando reducir e, incluso, paralizar la compra de bonos del Tesoro estadounidense.

 

Cabe destacar que China es el mayor tenedor de estos activos –ha recuperado el papel de primer tenedor con unas cifras que superaban los 1.116 mm. $ de octubre de 2016, pero que quedan bastante por debajo de los máximos de 1.317 mm. $ de noviembre de 2013– por lo que un movimiento en este sentido penalizaría el valor de sus propias reservas. Es más, es complicado que el país pudiera tener alternativas viables para la colocación de sus elevadas reservas. No obstante, a estos razonamientos se impusieron los que interpretaban la decisión de China como parte de la batalla comercial en la que está inmerso este país con Estados Unidos.

 

El impacto en los mercados de bonos occidentales fue inmediato, provocando el repunte de las rentabilidades –la del 10 años estadounidense alcanzó el 2,59% en un momento puntual de la sesión–. En las bolsas el repunte de los tipos de interés a largo plazo y la debilidad del dólar tuvieron impactos destacados. Así, los bancos fueron los más beneficiados ya que los mayores tipos de interés a largo plazo y una curva de tipos más inclinada favorece su rentabilidad por la característica de su negocio –se financian a corto plazo y prestan a largo–. En sentido contrario, los valores de corte defensivo, que por ofrecer elevadas rentabilidades por dividendo compiten con los bonos por el favor de los inversores, tales como las utilidades o las compañías de telecomunicaciones, se quedaron claramente rezagados. También lo hicieron las inmobiliarias patrimonialistas (REITs y socimis), cuya actividad es muy sensible a las alzas de tipos. Por último, y en Europa, las compañías más orientadas a las exportaciones también se vieron penalizadas por la renovada fortaleza del euro frente al dólar –llegó a recuperar el nivel de 1,20 dólares por euro–.

 

Posteriormente, y ya con los mercados europeos cerrados, llegó el seudo desmentido en Reuters por parte de las autoridades del Tesoro chinas, que adujeron la polémica a que, probablemente, la noticia se había basado en información errónea. Ello provocó la recuperación a última hora de los bonos estadounidenses, del dólar y de los principales índices de Wall Street, aunque estos no fueron capaces de evitar terminar la jornada ligeramente a la baja, lo que dio fin a la racha de seis sesiones seguidas, las seis primeras del año, de alzas ininterrumpidas por parte del S&P 500, algo que no había ocurrido desde el inicio del ejercicio 1964.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.