Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 23 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Miércoles, 14 de marzo de 2018 12:00

La nueva estrategia comercial de Estados Unidos puede suponer un peligroso punto de ruptura

Intermoney | La salida de Rex Tillerson del departamento de Estado y su sustitución por Mike Pompeo, en un momento en el que las relaciones con el exterior cobran más importancia, hacen temer por el grado de fricción que puede generar el posicionamiento estadounidense.

 

Un posicionamiento que no debe obviar gestos clave como el realizado desde China, apuntando sus autoridades que reforzarán el castigo de las violaciones de los derechos de propiedad intelectual y brindarán la misma protección a las empresas chinas y extranjeras.

 

La nueva estrategia comercial de Estados Unidos puede suponer un peligroso punto de ruptura frente a su adecuado enfoque del pasado, sustentado en la permeabilidad a las importaciones de bienes cuya producción sería más costosa internamente para centrarse en el desarrollo de servicios de alto valor añadido y la profundización en ciertas áreas de conocimiento, lo cual otorgaba mayor poder e ingresos. De hecho, el peso de las exportaciones estadounidenses ha pasado del 10,7% del PIB en el año 2000 al 12,1%, explicando los servicios casi la totalidad de este avance. Estados Unidos había fijado sus aranceles en niveles bajos para obtener concesiones de otros países, especialmente respecto a la protección de su propiedad intelectual.

 

Ahora, China da un paso clave en un punto muy sensible para los estadounidenses, debiendo tener presente el siguiente dato: el déficit de la balanza de bienes de Estados Unidos (ex petróleo) ascendió a 734,4 mm. $ frente al superávit de 242,8 mm. $ en el ámbito de los servicios. Sin embargo, los “tira y afloja” comerciales no acabarán hoy ni mañana, permitiendo que las ventas minoristas estadounidenses también cobren su importancia. Estas seguirán sufriendo la debilidad de la componente de automóviles, si bien esperamos que el resto de partidas enjuaguen este hecho y den forma a un repunte nominal del 0,3% m. que se reducirá a una cifra residual en términos reales. No obstante, el dato nominal puede dar apoyo a cierto avance de las bolsas, mientras los treasuries se mantienen estables ante unos precios de producción americanos que acelerarán tímidamente hasta 2,8% a.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.