Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 20 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 17 de abril de 2018 08:30

China cumple con lo esperado, crece al 6,8% y acelera el saneamiento de sus empresas publicas

Intermoney | El volumen de carga transportada por ferrocarril aumentaba en China un 7,7% a. durante el primer trimestre de 2018 y apuntaba el buen desempeño de su PIB durante este periodo, lo cual era confirmado por los datos que conocíamos la pasada madrugada.

 

La economía china crecía un 6,8% a. en el primer trimestre y cumplía con lo esperado, si bien el avance trimestral resultaba una décima menor de lo previsto (1,4% trim.). Por su parte, el avance del 10,1% a. de las ventas minoristas y del 6% a. de la producción industrial en marzo apuntaban que la actividad del gigante asiático seguirá siendo dinámica.

 

Luego, como cabría esperar, no se dan sorpresas respecto a lo esperado por las autoridades chinas, cobrando mayor interés otras facetas en el país como el saneamiento de las empresas públicas. Las vinculadas al gobierno central comenzaban el año con alzas de beneficios y conteniendo su apalancamiento. Respecto a los primeros, las ganancias aumentaban un 20,9% a. en el primer trimestre de 2018 hasta 60,03 mm. $, alcanzando el mejor desempeño en cinco años y dando mayor margen para proceder al desapalancamiento de las empresas públicas.

 

De momento, la relación de la deuda respecto a los activos alcanzaba un promedio del 65,9% en las empresas públicas estatales al finalizar marzo, lo cual suponía rebajar esta cifra en 0,4 p.p respecto a los datos de principios de año. Luego, se progresa adecuadamente hacia la meta de reducir este ratio en 2 p.p hasta 2020, aunque este punto solo forma parte de una línea de acción más amplia que conlleva la racionalización del sector público con el recorte de la capacidad instalada en el ámbito del carbón y la siderurgia, además de la eliminación de las empresas zombies. Una estrategia que ya se ha plasmado en la reducción de las empresas dependientes del gobierno central desde 117 en 2012 hasta 98.

 

China está abordando uno de sus puntos débiles como es la situación de sus empresas estatales que, a su vez, permite ordenar los flujos de salida hacia el exterior. En el pasado reciente, estas empresas representaron el 60% de las inversiones no financieras de China en el exterior. Sin embargo, el país asiático será noticia no solo por las cuestiones mencionadas, dado que en las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial que se celebran en estos días se realizarán anuncios que le atañen.

 

Las negociaciones para garantizar el respaldo a un incremento del capital del Banco Mundial (BM) en 13 mm. $ han permitido a Estados Unidos avanzar hacia un sistema en el que China recibirá menos préstamos de la institución, aunque el gigante asiático aumente sus derechos de votos desde 4,45% hasta 5,7%. Sin embargo, los estadounidenses salvaguardarán el 16% de los votos que, de facto, permite bloquear las decisiones.

 

De vuelta al acceso a los préstamos de las instituciones de la órbita del BM, Estados Unidos habría conseguido enfocar estos hacia naciones con menos recursos y situar a China (fue el primer prestatario del BM en 2017) en una categoría en la que se está obligado a retribuir más intereses. Luego, no todo será la actualización de las perspectivas para la economía global del FMI que conoceremos hoy, a pesar de acaparar los principales titulares La institución internacional debería realizar mínimos ajustes de sus previsiones, lo cual se traducirá en el mantenimiento de la confianza en un avance sólido de la economía global que debería plasmarse en unas cifras continuistas o, en el peor de los casos, en mínimos cambios respecto al crecimiento del 3,9% para 2018 y 2019 estimado el pasado enero. Un crecimiento que seguiría comandado por las tasas próximas al 5% de los emergentes, mientras que los desarrollados avanzarían algo por encima del 2%.

 

En la institución presidida por Lagarde no existe ningún interés en generar un cuadro que alimente los temores de los inversores y, por lo tanto, es lógico esperar un tono continuista de sus previsiones, lo cual no evitará que se ponga el acento en los riesgos. Así, se llamará la atención sobre los emanados del proteccionismo, los geopolíticos, los elevados niveles de deuda y los vinculados a episodios de corrección en los mercados financieros ya que todavía presentan vulnerabilidades.

 

Hasta este punto, nada nuevo y desde la perspectiva inversora pesará más la continuidad de las previsiones del FMI que el recordatorio sobre los riesgos crecientes, a pesar que estos se dejarán notar en forma de retrocesos en la confianza de los analistas e inversores alemanes (ZEW) del mes de abril. Más allá de Alemania, el ruido en las últimas semanas no ha ayudado y, de hecho, durante la presente semana asistiremos en Rusia a la discusión de las medidas “anti-América” y el efecto de las huelgas en países como Francia. A modo tranquilizador, el ministro de Finanzas galo señaló que el episodio de huelgas de 1995 restó 0,2 p.p al PIB.

 

En conjunto, asistiremos a noticias de distinta índole pero sin ser decisivas para que los mercados se decanten con paso firme hacia un lado u otro; circunstancia extrapolable a las múltiples declaraciones de los miembros de la Fed. Estas recordarán que se encuentran separados por matices y la mejor prueba de ello eran las palabras del presidente del distrito de Nueva York señalando que 3 o 4 subidas en 2018 son posibles, apuntando indirectamente que los datos serán el punto decisivo.

 

En la sesión de hoy, la producción industrial de los Estados Unidos volverá a avanzar en marzo en consonancia con los elevados niveles de la componente de producción del ISM manufacturero (61 puntos en marzo), si bien lo hará a un ritmo menor que en febrero cuando experimentó un repunte del 0,9% m. aunque seguirá poniendo el contrapunto positivo a la economía estadounidense durante el primer trimestre de 2018. Por su parte, los datos relativos al sector residencial estadounidense, como las construcciones iniciadas y los permisos de marzo se recuperarán del retroceso de febrero y consolidarán niveles saludables, a pesar de encontrarse alejados de las cifras del pasado. De hecho, no deben despreciarse estas cifras al convivir con un escenario en el que la escasez de personal cualificado y terreno urbanizable en algunas ciudades limita el desarrollo del sector. Todo ello, mientras no se pierden de vista los resultados de Goldman Sachs, IBM y Johnson & Johnson.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.