Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 20 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 11 de julio de 2018 08:30

La retórica comercial sigue lastrando las bolsas

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Tal y como anticipamos que podría ocurrir, las bolsas europeas y estadounidenses mantuvieron ayer el buen tono con el que habían comenzado la semana, con “la falta de nuevas noticias” respecto al conflicto comercial entre Estados Unidos y China como principal catalizador, si bien, como analizaremos luego y habíamos advertido que ocurriría, este estado de “tranquilidad” ha durado poco tiempo.

 

De esta tendencia generalizada se desmarcó ayer la Bolsa española, cuyos índices se vieron penalizados por el negativo comportamiento del sector bancario, que mantiene en los mismos un elevado peso relativo (el 35% del Ibex 35). En este sentido, cabe puntualizar que, si bien el sector bancario fue el que peor se comportó en Europa durante la sesión, los descensos fueron más pronunciados en España, mercado en el que comienza a pesar de forma negativa la intención del nuevo Gobierno de implantar un impuesto a la banca para financiar las pensiones. Esta propuesta recibió ayer una contestación formal de las asociaciones bancarias españolas, la CECA y la AEB, que en un comunicado advirtieron del impacto que en la solvencia de las entidades podría tener cualquier nuevo gravamen. Lo que es evidentes es que al final, de implementarse la medida, las entidades traspasarán el nuevo cargo a los clientes, lo que puede terminar siendo contraproducente para la demanda de servicios bancarios, especialmente de crédito. La Bolsa italiana, por su parte, también quedó algo rezagada, lastrada igualmente por su sector bancario tras unas declaraciones claramente euroescépticas de un miembro relevante del nuevo Ejecutivo italiano, declaraciones que también “sufrieron” los bonos italianos. Como ya hemos señalado en alguna ocasión, el nuevo Gobierno de Italia va a dar “mucho juego” a los mercados financieros de la Zona Euro y casi siempre “para mal”.

 

Por lo demás, cabe destacar el buen comportamiento que tuvieron ayer los valores del sector energético tanto en las plazas europeas como en Wall Street, beneficiados por los nuevos máximos multianuales alcanzados por el precio del crudo, que en esta ocasión se vio impulsado por el anuncio de una huelga en una plataforma offshore noruega (unos 30.000 barriles al día) y por la drástica caída de las exportaciones libias (cerca de 700.000 barriles al día).

 

Hoy, y como ya hemos anticipado antes, la “guerra de los aranceles” vuelve a entrar en juego y con mucha fuerza, tras conocerse que la Administración estadounidense baraja imponer un arancel del 10% a productos de todo tipo importados de China que en conjunto alcanzan un importe de 200.000 millones de dólares. Si bien el Gobierno Trump ya había anunciado que estudiaba esta medida tras la reacción de China de imponer aranceles a importaciones estadounidenses por importe de 34.000 millones de euros, ayer volvieron a insistir en este tema, dejando claro que Estados Unidos no tiene ninguna intención de recular. China, por su parte, tras descalificar la medida, anunció que adoptaría las medidas que fueran necesarias para contrarrestar lo que considera una agresión estadounidense en toda regla. El problema de China es que el importe total de las importaciones procedentes de Estados Unidos no supera los 150.00 millones de dólares, por lo que deberá adoptar otro tipo de medidas, como dificultar por medios burocráticos la operativa de las empresas estadounidenses en su país. Si bien, y como volvió a señalar ayer el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, su país quiere reciprocidad en el ámbito comercial con China y está dispuesta a negociarla, este tipo de anuncios/amenazas no son buenos para ninguna de las partes, como demuestra el hecho que desde que comenzó esta historia la Bolsa china se ha desplomado, entrando en lo que se conocer como mercado bajista (los índices han cedido más del 20% desde sus últimos máximos).

 

Por tanto, y como ha venido sucediendo de forma recurrente en los últimos meses, esta nueva escalada en la retórica comercial estadounidense pasará factura hoy a las bolsas europeas y estadounidenses cuando abran, tal y como ya lo ha hecho esta madrugada a las asiáticas. Los valores industriales, liderados por los del automóvil, los de materias primas minerales y los tecnológicos, los más expuestos a estas “batallitas” de aranceles, serán los más perjudicados, mientras que los de corte más defensivo y los bonos servirán de refugio a los inversores más prudentes.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.