Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 20 de abril de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Lunes, 29 de octubre de 2018 10:00

¿Es España un nuevo experimento portugués?

BofAML | Acontecimientos recientes han suscitado un renovado interés por España y miedo a un futuro cercano menos favorable para el crecimiento en el país. Pero no está nada claro que el actual gobierno pueda ser capaz de aprobar alguna medida, la aritmética parlamentaria continúa siendo un reto.

 

Un preocupante escenario fiscal a medio plazo y el riesgo de que se reviertan reformas estructurales probablemente quiere decir que las calificaciones han llegado a un máximo.

 

España generando titulares otra vez

 

Ha sido una semana llena de actividad para España. El viernes, el gobierno socialista español y el partido de extrema izquierda Podemos dieron a conocer un documento conjunto en el que exponían las líneas generales que definirán su acción política en los próximos meses. Después el martes siguiente el gobierno presentó el borrador del presupuesto que iba a enviar a Bruselas ese día y que contenía algunas de las medidas ya anunciadas en el acuerdo conjunto con Podemos. Todos estos acontecimientos han suscitado un renovado interés en España y miedo a un futuro cercano menos favorable para el crecimiento en el país: los impuestos y el gasto crecen, el salario mínimo se incrementará bruscamente, hay planes para revertir algunas de las reformas del mercado laboral, y se volverá a reformar el sector eléctrico una vez mas, entre otras iniciativas.

 

¿Está España yendo por el mismo camino que Italia? Realmente, no

 

Esto es particularmente relevante dados los recientes acontecimientos en Italia. En primer lugar, España se ha convertido en el destino preferido para los flujos financieros a los que echa para atrás la situación en Italia. Sería por lo tanto problemático para la estabilidad financiera en la zona Euro en general si estos inversores se vieran atrapados en un diferencial de crédito que aumenta en España también. Pero hay diferencias con Italia: aunque algunas de las cifras en el borrador presupuestario son dudosas hay un claro intento de maximizar la flexibilidad dentro de las reglas existentes –no es el caso en Italia–. Es cierto, la Comisión Europea puede que cuestione algunas de las cifras, pero cualquier diferencia entre los cálculos de la Comisión Europea y el actual borrador presupuestario estaría dentro de los márgenes de unas cantidades limitadas, lo que implica espacio para un compromiso razonable mas adelante. Además, el presupuesto español no es probable que provoque una reacción de las agencias de calificación. Mientras que creemos que lo hará en Italia. Sin embargo, un escenario preocupante a medio plazo, junto con una posible reversión de reformas estructurales previas, no es probable que haga felices a las agencias de calificación. ….. todavía mantenemos nuestra opinión de que la calificación de la deuda soberana ya ha llegado al máximo por un tiempo.

 

¿Una reedición del experimento portugués?

 

En cierta forma, la situación parece familiar. Se parece mucho a los acontecimientos de Portugal en 2015. Un partido de centro-izquierda y partidos de extrema izquierda alcanzan un acuerdo que intenta revertir algunos de los recortes mas perjudiciales en bienestar social y ciertos elemntos de las anteriores reformas estructurales. El gasto social se incrementa de forma responsable, haciendo que coincida con incrementos de ingresos y teniendo en cuenta una mejora continuada del equilibrio de balance estructural. Y el ejemplo portugués, a posteriori, se considera hoy día un éxito, como hemos expresado con anterioridad. Pero sostenemos que hoy hay claras diferencias en contra de España que hacen que la actual situación sea mas improbable que tenga éxito.

 

De todos modos, una complicada aritmética parlamentaria

 

La aritmética parlamentaria en España continúa siendo muy complicada. En general, no está nada claro que el actual gobierno pueda ser capaz de aprobar un presupuesto para 2019. Con todo, esto no significa necesariamente que unas nuevas elecciones sean cuestión de tiempo. Mientras el gobierno sea capaz de cumplir algunas de sus promesas de izquierda es probable que continúe, en nuestra opinión. En cierta forma, el actual acuerdo de izquierda puede verse como un anticipo de lo que se podrá hacer si la alianza de izquierda recibe mayor apoyo en las próximas elecciones. La dirección de la marcha parece clara, en nuestra opinión.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.