Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 17 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NACIONAL Miércoles, 21 de noviembre de 2018 09:00

La OCDE rebaja su previsión de crecimiento para España dos décimas para 2018 y 2019

CdM | La OCDE ha rebajado las cifras de crecimiento para España para este año y el siguiente debido a la ralentización global, aunque augura que la economía española seguirá "fuerte" gracias sobre todo a una robusta demanda interna.

 

En su informe semestral de Perspectivas Económicas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) revisó a la baja en dos décimas el crecimiento para este año, de 2,8% a 2,6%, respecto a sus estimaciones del pasado mayo, en línea con las últimas previsiones realizadas por el Gobierno español.

 

También rebajó en dos décimas (del 2,4% al 2,2%) sus estimaciones para 2019, mientras que auguró que esa moderación del crecimiento continuará en 2020, donde prevé un 1,9%.

 

La revisión de la OCDE sigue dejando, pese a todo, a España como una de las principales locomotoras de la zona euro, ya que en el conjunto de países de la moneda única el producto interior bruto (PIB) crecerá un 1,9% este año, un 1,8% el siguiente y un 1,6% en 2020.

 

La buena salud de la demanda interna –favorecida por los bajos tipos de interés y por medidas presupuestarias como el incremento salarial y de las pensiones– será en gran medida la responsable de que España continúe creciendo y creando puestos de trabajo, aunque a un ritmo progresivamente decreciente.

 

La OCDE llama la atención sobre la tasa de ahorro familiar, que se encuentra en mínimos, lo que evidencia el fuerte tirón del consumo interno.

 

También insta al Gobierno español a adoptar medidas de consolidación fiscal a medio plazo si pretende reducir la deuda y a lanzar reformas para aumentar la productividad si quiere conservar el crecimiento.

 

Un comportamiento del déficit público peor de lo augurado (será del 2,7% en 2018 frente al 2,4% pronosticado hace seis meses) obligaría, a juicio de la OCDE, a mayores esfuerzos para atajar la deuda, que seguirá bajando pero a un ritmo muy lento: del 97,7 % del PIB este año, a 96,5% el siguiente y a 96% en 2020.

 

La bonanza vivida en los últimos tiempos por el sector exterior también se irá mitigando, algo que podría ir a peor si el comercio global se ralentiza más allá de lo esperado.

 

Por eso, la organización alerta de que los riesgos para España siguen siendo "considerables", ya que "las turbulencias en los mercados internacionales y la incertidumbre política podrían bajar la confianza del sector privado, obstaculizando la demanda interna".  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.