Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 16 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NACIONAL Miércoles, 28 de noviembre de 2018 08:00

Una década perdida para los mercados ibéricos

Santander | El Ibex 35 cotiza hoy un 2% por debajo de su nivel de hace 10 años y el PSI20 lo hace un 25% por debajo (un comportamiento incluso más negativo que el del mercado italiano, que ha caído un 11% en este periodo), en claro contraste con la revalorización del 50% del EuroStoxx en este periodo y del 237% del S&P500.

 

 

Aunque a primera vista este peor comportamiento relativo podría interpretarse como excesivo, la evolución de los beneficios ha sido francamente decepcionante. Las previsiones sitúan el BpA de las compañías del IBEX35 en 2018E un 29% por debajo del de 2008, y se espera que el BpA del PSI20 caiga casi un 40% en ese periodo. La “Gran Recesión” afectó muchísimo más a las compañías del sur de Europa que a sus comparables del norte, como evidencia el hecho de que los beneficios de los integrantes del EuroStoxx en 2018 estarán un 11% por encima de los niveles de hace 10 años, aún muy por debajo del 146% del S&P500.

 

 

La buena tendencia de los beneficios no está siendo reconocida por los inversores. Las compañías ibéricas han ido recuperando su capacidad para generar beneficios paulatinamente y, desde los mínimos de 2015, los beneficios ibéricos han crecido más de un 20% anual frente al 10% del EuroStoxx. Sin embargo, el nivel de confianza de los inversores hacia los mercados ibéricos no ha recuperado sus niveles previos. Desde 2015, la mejora de los beneficios se ha visto eclipsada por un creciente ruido político: Cataluña, dos elecciones generales en seis meses que daban como resultado un Parlamento dividido, la primera moción de censura exitosa en la historia reciente de España, que permitía formar un gobierno con una débil minoría.

 

 

Latinoamérica supone riesgos y oportunidades. Las compañías ibéricas presentan la mayor exposición a los mercados emergentes en Europa, especialmente a Latinoamérica (responsable del 21% de los ingresos de los componentes del IBEX35 y del 14% de los del PSI). Los mercados latinoamericanos han sufrido mucha volatilidad en 2018 generada por la fortaleza del dólar estadounidense y el ajuste de la política monetaria por parte de la Fed, pero también por las elecciones en los principales países (Brasil, México y Colombia). El año 2019 debería estar marcado por la introducción de las políticas de los nuevos gobiernos en estos países, y nuestros estrategas de Latinoamérica muestran una preferencia por Brasil, Argentina y Colombia en 2019E.

 

 

Las economías ibéricas reducen su prima por crecimiento. Las economías española y portuguesa (la española en los últimos cuatro años y la portuguesa desde 2017) han registrado tasas de crecimiento cerca de un 1,0-1,5% superiores a las de la zona euro. Esta diferencia podría reducirse a casi un 0,5%, a partir de 2019E, con algunos riesgos potenciales en nuestro escenario macro. Los riesgos derivan tanto del escenario mundial (guerra comercial, Brexit, mercados emergentes, etc.) como del entorno doméstico (por ejemplo, los presupuestos finales y las elecciones municipales y autonómicas en España en 2019, y elecciones generales en Portugal en 2019).

 

 

Mercados ibéricos: menos deseados, con menor presencia en las carteras de inversión y peor valorados que otros mercados europeos. La confianza en la renta variable española y portuguesa se ha ido perdiendo en los últimos 12 meses en un contexto en el que los factores de incertidumbre mundiales y europeos mencionados líneas más arriba se han agravado con la elevada exposición de los mercados ibéricos a los volátiles mercados emergentes, una exposición por encima de la media al sector financiero y a sectores regulados y un efecto contagio de la inestabilidad en Italia, lo que añade un riesgo adicional a los mercados periféricos. La valoración de los mercados ibéricos está más de una desviación típica por debajo de la media histórica, en niveles cercanos a los registrados en 2012 (esto es, en el punto máximo de la crisis de la deuda soberana en Europa).

 

Ibex 35: objetivo a finales de 2019E de 10100 puntos (+14%); PSI20: objetivo a finales de 2019E de 5480 puntos (+8%). Esperamos que el Ibex 35 registre un mejor comportamiento relativo frente a otros mercados europeos en 2019E, ya que los fuertes vientos en contra que están frenando las cotizaciones actuales podrían cambiar ligeramente y permitir cierto alivio en las valoraciones. En términos macroeconómicos, esperamos una base sólida para los beneficios empresariales, algo que favorecería a bancos e inmobiliarias. Además, nos gustan las compañías con exposición internacional a los mercados en crecimiento.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.