Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 23 de febrero de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NACIONAL Viernes, 25 de enero de 2019 00:00

Iberdrola, Endesa y Naturgy preparan la batalla nuclear

Bankinter | La batalla que tienen las empresas propietarias de las centrales nucleares en España por su desacuerdo en cuanto a la continuidad o no de estas instalaciones podría adquirir una nueva dimensión legal en las próximas semanas.

 

 

Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo, se ha empezado a barajar la posibilidad de acudir a organismos arbitrales españoles (Corte de Arbitraje de la Cámara Oficial de Comercio de Madrid) o internacionales (Chamber of Commerce, con sede en París). El problema entre Iberdrola, Endesa, EDP y Naturgy es que no se ponen de acuerdo sobre el cierre de las centrales nucleares que siguen activas en España. El actual Gobierno apuesta por que el apagón nuclear sea una realidad entre 2030 y 2040, y quiere establecer un calendario ordenado de clausuras.

 

La mayor parte de estas instalaciones están participadas por dos o más eléctricas. Por normativa se necesita la unanimidad de los socios para ver si se siguen pidiendo permisos de funcionamiento o por el contrario se procede al cierre. Iberdrola (IBE) quiere ir cerrando centrales a medida que vayan cumpliendo los 40 años de vida útil. La postura de Endesa (ENE) es prolongar la vida útil.

 

El Gobierno quiere un cierre ordenado, consensuado y no traumático de las centrales nucleares. Los principales problemas que estos cierres supondrían para el sistema son: (1) la capacidad (las centrales nucleares que aportan más del 20% de la luz que se consume en España y más de 7000 MW de potencia de generación estable); (2) El coste financiero; (3) La capacidad técnica para afrontar desmantelar varios reactores al mismo tiempo. El Gobierno propone incentivar el cierre de las nucleares, dando a los propietarios más ventajas a la hora de obtener permisos para desarrollar renovables. De esta manera las empresas propietarias podrían permutar los derechos de enganche a la red eléctrica por los mimos megavatios (MW) en forma de permisos de renovables.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.