Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 23 de abril de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Martes, 12 de febrero de 2019 07:00

Las fuertes tasas de crecimiento en China no serán sostenibles sin generar peligrosos desequilibrios

Intermoney | La actividad en China vuelve a la normalidad y, con ella, retornan las noticias que ponen en evidencia la fase de desaceleración en la que se encuentra el país. Por ejemplo, el lunes, conocíamos que las ventas minoristas aumentaron en el gigante asiático un 8,5% durante las fiestas de Año de Nuevo, lo cual implicaba que alcanzasen los 148,3 mm. $ entre el 4 y el 10 de febrero.

 

 

Las anteriores cifras no eran bien recibidas en algunos ámbitos, pues se comparaban con los avances del 10,2% en las festividades de 2018 e incidían en los síntomas de freno ya arrojados por el propio comercio al por menor durante el pasado año. Unas ventas que crecían al menor ritmo en 15 años y que, además, convivían con la primera caída de las ventas de coches en el gigante asiático desde 1990, si bien favorecida por ciertos cambios impositivos. Sin embargo, los matices que afrontan ciertos datos y el hecho de que las fuertes tasas de crecimiento en China no sean sostenibles sin generar peligrosos desequilibrios se antojan insuficientes para evitar que la desaceleración china sea una de las grandes cuestiones que estarán muy presentes en el mundo económico durante 2019.

 

No obstante, a corto plazo, el freno chino se puede ver eclipsado por la nueva ronda de negociaciones comerciales entre las dos mayores economías del mundo y que ya están siendo preparadas por funcionarios estadounidenses en Pekín. Una ronda que puede deparar ciertos obstáculos, dado que se abordará la delicada cuestión de la propiedad industrial en un contexto presidido por el buen arranque del año por parte del S&P500 (8,10% YTD). Luego, la administración Trump afronta la nueva ronda negociadora sin la presión de la referencia económica preferida del presidente y esto puedo dar cabida a que los estadounidenses endurezcan su estrategia negociadora en un momento clave en el que se tratará lo que realmente les interesa: la protección de la propiedad intelectual.

 

Mientras Estados Unidos y China siguen enfrascados en su proceso negociador que, seguramente, acabe por saldarse en un acuerdo hacia primavera y nunca antes de principios de marzo; Europa disfruta de esta situación al evitar que Trump cargue contra países como Alemania. Los primeros datos filtrados apuntan que la primera economía de la UEM logró un superávit comercial de bienes de 55,4 mm. $ con Estados Unidos el año pasado; una cifra mucho menos abultada que los 382,3. mm. $ que suma el superávit de bienes de los chinos con Estados Unidos hasta noviembre, pero que no evita que en la lista comercial de Trump esté Europa justo detrás de China.

 

Desde Alemania, adecuadamente, se apunta que los estadounidenses se centran el comercio de bienes y obvian los servicios, lo cual es cierto pero no evitará que Trump esgrima que en 2018 las exportaciones de Alemania a Estados Unidos alcanzaron nuevos máximos (113,5 mm. €).

 

No obstante, hoy seguramente sea el día de los rumores vinculados a las negociones con China, pero también del avance del riesgo de volver a asistir al cierre de la administración estadounidense el próximo día 15. De momento, desde el Congreso se apuntaba que se habría llegado a un principio de acuerdo que proporcionaría 1,4 mm. $ para vallar 55 millas a lo largo de la frontera con México; una cantidad muy inferior a la exigida por Donald Trump, tanto en importe (5,7 mm. $) como en extensión. Por lo tanto, podemos asistir a una sesión donde la política esté en el centro de las miradas, también en Europa.

 

Desde el Eurogrupo se enfatizan la importancia de los riesgos políticos en nuestro continente, siendo uno de los principales el incierto desenlace del Brexit. Un desenlace que no será inocuo para el resto de los socios de la UE, aunque parece que los estudios solo se centran en el daño que sufrirá el Reino Unido. El último, de la London School of Economics, establecía que la incertidumbre ligada a la desconexión de sus antiguos socios ha llevado a las empresas británicas a aumentar un 12% su inversión directa en la UEM desde mediados de 2016 hasta el 3tr18, mientras que los flujos en la dirección externa habrían descendido un 11%. Una situación que habría generado un saldo desfavorable de 12 mm. £ para los intereses británicos.

 

Mientras que Reino Unido intenta alejarse del club comunitario, los ministros de Finanzas de la UEM volvían a debatir sobre la integración con la creación de un presupuesto de 55 mm. € para el área, el cual debe tomar forma de aquí a junio y servir para fomentar la competitividad y reducir las divergencias económicas entre los países del euro. Según Mario Centeno, se habrían discutido medidas como “reforzar la inversión, en particular la inversión pública, y apoyado las reformas estructurales”.

 

Por el contrario, menos problemas parecían que existían para proponer al gobernador del Banco de Irlanda, Philip Lane, como economista jefe del BCE partir del próximo 31 de mayo en sustitución de Peter Praet. Una decisión que, de paso, elimina a unos de los potenciales candidatos a sustituir a Draghi, si bien para nosotros resultaba un candidato menor frente al presidente del Banco de Francia o los candidatos fineses.

 

Sin dejar el BCE, solo queda por recordar que el debate sobre los TLTRO cobra fuerza dentro y fuera de la institución, aunque su vicepresidente echaba “balones fuera” y prefería hablar de otras cuestiones. Así, Luis de Guindos dejaba entrever que desde Frankfurt se recortarán en marzo las previsiones para la UEM, lo cual no es ninguna sorpresa al venir a incorporar el efecto arrastre de la mala segunda mitad de 2018 y lo que se anticipa como un débil 1tr19. De hecho, en lo que se refiera a 2019, insinuaba cifras similares al 1,3% apuntado por la Comisión Europea frente al 1,7% indicado por la entidad en diciembre, lo cual no supone ninguna sorpresa como tampoco su confianza en la recuperación de la inflación a medio plazo al amparo de los mayores avances de los salarios en la UEM.

 

En suma, como puede observarse, asistiremos a una jornada dominada por las referencias políticas y en la que escasearán los datos, siendo el más destacable los puestos de trabajo vacantes en Estados Unidos que recordarán el grave problema de falta de mano de obra en el país.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.