Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Lunes, 20 de agosto de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en INTERNACIONAL Jueves, 01 de septiembre de 2016 00:00

China no adoptará medidas monetarias, pero sí herramientas fiscales para conseguir el PIB previsto

Intermoney | La sesión del jueves arranca a la sombra de los datos de PMI en China, donde el PMI manufacturero de agosto sorprendía al elevarse hasta 50,4 puntos, su lectura más alta desde octubre de 2014, a pesar de que las autoridades hubiesen ordenado el cierre temporal de varias factorías en sitios industriales claves con el fin de limitar la contaminación. El sector industrial no era el único que se expandía y el PMI servicios continuaba en niveles sólidos (53,5).

 

Tales registros de los PMIs dibujan un panorama acorde con el considerado por las autoridades del gigante asiático, tal y como reflejan los últimos comentarios realizados por el presidente de la Comisión para el Desarrollo Nacional y Reformas, Xu Shaoshi. Éste aseguraba que deberían realizarse esfuerzos importantes para conseguir ciertos objetivos económicos, principalmente los vinculados al ámbito de la inversión y el comercio exterior, es decir, para lograr un aterrizaje suave de la economía.

 

Sin embargo, según informaba Reuters, las autoridades chinas no se estarían planteando medidas adicionales de carácter monetario para estimular el crecimiento. En concreto, éstas habrían detectado que las empresas y los bancos estarían acumulando mayores cantidades de efectivo pues, mientras las primeras se abstendrían de pedir créditos ante la posibilidad de no poder devolverlos, los segundos estarían frenando la concesión de préstamos ante el incierto futuro económico.

 

De esta manera, las autoridades del gigante asiático se mostrarían reticentes a realizar nuevas bajadas de tipos o recortes en el ratio de reservas al encontrarse entre la espada y la pared en forma de una potencial burbuja de activos y la posibilidad de hallarse ante la “trampa de liquidez”, salvo que la economía mostrase síntomas de alejarse mucho del target de crecimiento del 2016 (6,5%).

 

Así, se dejaba entrever que, en todo caso, se dispondría de herramientas fiscales antes que monetarias para permitir que el PIB se acerque al objetivo previsto.

 

Otro país emergente que tendrá que hacer frente a una agenda de reformas es Brasil, especialmente, tras conocerse que el PIB caía un -0,6% trim. en el segundo trimestre y que la política monetaria no acompañará como apuntaba el mantenimiento de los tipos oficiales en 14,25%. De hecho, la necesidad de medidas para estimular la economía quedará patente en el PMI manufacturero de agosto, el cual continuará, por decimonoveno mes consecutivo, en zona de contracción.

 

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.