Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 28 de abril de 2017

La semana pasada fue prácticamente neutral para el S&P 500, pero alcista en términos netos para la mayoría del resto de bolsas de las economías desarrolladas. Tal vez lo más importante en lo que se refiere al frente macro americano (que mejora rápidamente) fuera la recuperación del la Confianza del Consumidor el martes (82,3 vs 78,3) y la revisión al alza del PIB 4T’13 desde +2,4% hasta +2,6%, mientras que en el plano europeo la súbita flexibilidad mostrada por Weidmann (Buba) con respecto a un hipotético QE por parte del BCE bajo determinadas circunstancias de deflación y la predisposición de Draghi a reactivar el mercado de titulizaciones. La realidad es que este panorama reforzó las bolsas al comprobarse que la desaceleración americana fue sólo pasajera debida a la ola de frío y simultáneamente también a los bonos europeos en base a la esperanza de que el BCE se muestre más proactivo si fuera preciso. Así, se puso de manifiesto el desacoplamiento de políticas monetarias, entre EE.UU. y la eurozona, favorable a esta última. Eso permitió que el USD se recuperara incluso puntualmente más allá del nivel 1,375 que habíamos estimado el lunes pasado y que los bonos españoles e italianos (B10A) redujeran su TIR incluso por debajo de 3,25%, reforzando nuestra expectativa de que avancen hacia el entorno del 3,00% antes de verano.

El BCE, protagonista de la semana. Esta semana se reúne el BCE. Tras la anterior reunión y posterior conferencia de prensa de M. Draghi, en Cortal Consors alejamos la posibilidad de nuevas medidas por parte del BCE. En este contexto, la semana pasada el presidente del Bundesbank, J. Weidmann, sorprendía al declarar que un QE por parte del BCE no era una medida descartable, ante el reducido margen de maniobra vía tipos de interés del BCE. Weidmann vinculaba tal acción a la lucha con un escenario de deflación. El viernes se publicaba el dato final de confianza del consumidor. Dentro de este índice se publican las expectativas de inflación de los consumidores. El dato de marzo mostró un descenso: 11,0 frente al 14,0 del mes anterior. Se situó así en el menor nivel desde noviembre de 2010.

Hoy cerramos un trimestre que ha sido bastante complicado. La posición más recomendada por todos los estrategas del planeta que es el Corto de duración vs Largo de Equity ha perdido dinero. Más allá de las carteras con buena exposición a bonos españoles (donde el 10yr acumula un +6.5% en el trimestre), el trimestre ha sido complicado. Los temores por la crisis de Rusia/Crimea, y el miedo al desapalacamiento en China no han ayudado a los mercados. Tampoco ha ayudado un discurso más “hawish” de lo esperado de la Fed.

En los próximos días los mercados de valores occidentales afrontarán la publicación de importantes cifras macroeconómicas que permitirán a los inversores hacerse una composición de lugar sobre el estado real de las principales economías desarrolladas.


 Así, se espera que las cifras correspondientes al mes de marzo que se darán a conocer en EEUU, entre las que destacaríamos los indicadores adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas (martes) y de los servicios (jueves) y, sobre todo, los datos de empleo (viernes), confirmen que la desaceleración que ha experimentado esta economía durante los meses de invierno, consecuencia del mal tiempo climatológico, ha sido puntual y que ya en marzo ha comenzado a recuperar su ritmo normal de crecimiento. De ser así, Wall Street, que viene siendo en los últimos días la bolsa occidental que se muestra más dubitativa, podría recuperar confianza y retomar su tendencia alcista.

En lo que hace referencia a Europa, comentar que los inversores también dispondrán de importantes referencias macroeconómicas, entre las que destacaríamos el avance del dato del IPC de la región, correspondiente al mes de marzo, que se publica HOY y, como en EEUU, los indicadores adelantados de actividad de los sectores de las manufacturas (martes) y de los servicios (jueves). La primera de estas cifras, la de la inflación, será muy seguida por unos inversores que, tras las múltiples declaraciones realizadas la semana pasada por varios miembros del BCE, entre ellos de su presidente Draghi, esperan que cuando se reúna el jueves el Consejo de Gobierno de esta institución “mueva ficha” y adopte alguna medida de tipo no convencional para impulsar el crecimiento en la región y, sobre todo, evitar que ésta entre en deflación. En este sentido, las cifras adelantadas de inflación publicadas la semana pasada en algunos países de la Zona Euro, incluida España, mostraron algunos indicios de que la amenaza de deflación es cada vez mayor a pesar de que políticos y economistas intenten restarle importancia al hecho. Así, si HOY el dato del IPC de la Zona Euro sale por debajo de lo esperado las bolsas lo celebrarán con alzas, ya que la posibilidad de que el BCE “actúe” el jueves aumentará sustancialmente. Por otro lado, los inversores esperan que la actividad en la región haya seguido expandiéndose en el mes de marzo, algo que los mencionados índices adelantados sectoriales deben confirmar igualmente. 

Pero los mercados también se mantendrán alerta, pendientes de las noticias que vayan surgiendo sobre los acercamientos de la diplomacia rusa y estadounidense, que siguen intentando acercar posturas respecto a la crisis ucraniana. La llamada del presidente ruso, Putin, a su homónimo
estadounidense, Obama, y la posterior reunión que mantuvieron AYER en París los respectivos ministros de Exteriores de ambos países, Kerry y Lavrov, aunque de momento no hayan servido para ello, creemos que van en la buena dirección y deben servir para calmar a los inversores que ven en
esta crisis una de las mayores amenazas para los mercados en el corto plazo.


Por tanto, las bolsas afrontan una nueva semana intensa en referencias que, esperamos, sea positiva para las mismas siempre que se cumplan nuestras expectativas: que los datos macroeconómicos europeos y estadounidenses muestren un escenario más positivo y que el BCE
actúe cuando se reúna su Consejo de Gobierno para atajar cualquier mínimo riesgo de deflación en la Eurozona y para impulsar el crédito en la región. Además, no podemos olvidar que el Gobierno chino puede dar la sorpresa en cualquier momento y anunciar medidas para impulsar el crecimiento
de su economía y evitar así que la desaceleración que ha experimentado en los últimos meses vaya a más. En este sentido, recordar que el pasado viernes el primer ministro chino, Li Keqiang, habló de la posibilidad de implementar un nuevo plan de infraestructuras, lo que sirvió para animar en bolsa a las compañías productoras de materias primas.

Por último, y en lo que hace referencia al día de HOY, señalar que esperamos que las bolsas europeas abran al alza, manteniendo así el bueno tono mostrado en los últimos días de la semana pasada. Posteriormente serán las cifras macroeconómicas que se publicarán a lo largo del día,
especialmente la lectura adelantada del IPC de la Zona Euro, correspondiente al mes de marzo, y los indicadores adelantados de actividad del mismo mes de varias regiones de EEUU, los que determinarán la tendencia que adopten las bolsas al cierre. Señalar, igualmente, que será
interesante comprobar si en Wall Street continúa la corrección en los sectores/valores “más de moda” en los últimos meses, los de la biotecnología –el índice Nasdaq de Biotecnología ha cedido ya un 14% desde sus máximos de marzo- y los relacionados con las redes sociales, o si, por el
contrario, vuelve a entrar dinero en los mismos, lo que indicaría que los inversores vuelven a apostar por las opciones de inversión de mayor riesgo, un indicador positivo para el resto del mercado bursátil.

Fuente: Análisis Link Securities

Ayer: “Recuperando parte del terreno perdido.” Las bolsas aguantaron bastante bien a pesar de que el IFO alemán decepcionó. El indicador recogió cierto impacto negativo por la crisis de Ucrania y retrocedió de 111,3 a 110,7. Por su parte, la macro de EEUU fue mixta: las cifras del sector inmobiliario mostraron cierto enfriamiento mientras que la confianza del consumidor recuperó niveles de 2008.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.