Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 28 de junio de 2017

Según una encuesta Ernst & Young, la probabilidad de que la banca europea siga aumentando capital (ya ha levantado $35mm sólo este año) tras la publicación de las pruebas de estrés (octubre) es elevada.

Según datos de Eurostat, EE.UU. volvió a ser en 2013 el mayor inversor extranjero con diferencia en la Unión Europa (UE-28) con una cifra que triplica además el dato de 2012. Por su parte, el segundo mayor inversor extranjero el año pasado fue Brasil, con 21.000 millones de euros.

Con la irrelevante excepción de Nueva Zelanda, el único que ha subido tipo director hasta ahora, los distintos responsables últimos de los bancos centrales amenazan periódicamente con subidas de tipos o cualquier otra forma de cambio de rumbo. Sin embargo, la realidad es que su voluntad efectiva para aplicarlas es ahora virtualmente cero.

La percepción de que el ciclo americano vuelve a ganar tracción tras un flojo, al tiempo que la economía europea parece mejorar poco a poco. Las bolsas parecen algo más paradas, estar perdiendo ritmo, pero muy probablemente esto sea sólo transitorio y, además, responda a razones meramente técnicas: el S&P 500 se encuentra en máximos históricos y enfrenta consolidar definitivamente la ruptura de su resistencia técnica clave en 1.950 (el viernes cerró en 1.980), tras la cual se encuentra la resistencia psicológica de los 2.000 puntos.

Las conclusiones de Christine Lagarde sobre el camino a seguir por el BCE fueron presentadas durante el Eurogrupo del jueves en Luxemburgo. Del resto del debate destaca las disputas sobre una posible reinterpretación del Pacto de Estabilidad.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.