Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 16 de diciembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >

Nada ha acompañado en el inicio de la semana para sostener los niveles de los principales índices bursátiles internacionales. Cautela ante el comienzo de la presentación de resultados del 4T13, toma de beneficios en un activo que no para de subir (según dónde, cuándo y cómo miremos claro está) y la crisis ucraniana, que con Crimea ya en el olvido colectivo, ahora nos empuja a mirar al este prorruso del país, en el que alentados por Rusia según fuentes de Occidente y con serias advertencias de guerra civil lanzadas por Putin, las autoridades se esfuerzan por controlar la unidad y la tranquilidad.

Los mercados en Europa vuelven a retroceder al son, de nuevo, de unos comentarios de J. Weidmann que siguen deshaciendo parte del camino recorrido durante las últimas dos semanas. Aunque nadie duda que el giro alemán es real y que si hiciera falta el BCE actuaría, Weidmann restó importancia al riesgo de presiones deflacionistas ayer. Durante una conferencia bancaria, el presidente del Bundesbank achacó los bajos niveles de inflación al precio de la energía y a los ajustes en los países en crisis. Y aunque confirmó que el BCE actuaría para prevenir periodos de inflación demasiado baja, también expresó que en estos momentos el riesgo de entrar en una espiral deflacionista es bajo. Weidmann espera que la recuperación económica en los países en crisis alivie la presión en precios.

Weidmann se mostró ayer partidario de que el BCE no prolongue su papel como supervisor bancario único más allá del establecimiento del Mecanismo Único de Supervisión (MUS). Apuesta porque el BCE establezca esta institución pero posteriormente sea otro organismo independiente el que lo controle. Finalmente, expuso que es importante que no se sobrecargue la política monetaria.

Constancio, por su parte, expuso también que estarían preparados para actuar si el nivel de inflación continúa siendo reducido. No hizo ninguna referencia a la posibilidad de que la institución emprenda ningún Quantitative Easing a la americana, pero asegura que la política monetaria continuará siendo muy acomodaticia por un periodo prolongado.

El Departamento de Trabajo publicó el viernes este crecimiento del empleo no agrícola, que contrasta con los 200.000 esperados por el consenso de analistas. Mientras, la tasa de desempleo se mantenía en el mismo nivel que en febrero, en el 6,7% (6,6% esperado). El comportamiento de esta tasa es consecuencia de la entrada de más de medio millón de personas en el mercado laboral en el citado mes.

De bancos centrales a ciclo económico. La próxima semana, el FMI podría publicar sus previsiones de crecimiento. Bolsas en máximos anuales y revalorización de la deuda periférica es el balance que nos deja la primera semana de abril, marcada por (i) la disposición del BCE a explorar vías no convencionales si la inflación se mantiene en niveles reducidos por un periodo prolongado de tiempo, y (ii) la caída de las primas de riesgo en los principales mercados emergentes.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.