Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 24 de noviembre de 2017
Publicado en Mercado Continuo Lunes, 06 de noviembre de 2017 00:00

Almirall pierde hasta septiembre 99,7 M€ afectada por su filial estadounidense

CdM | La compañía farmacéutica ha registrado unas pérdidas entre enero y septiembre de 99,7 millones de euros, frente al beneficio de 103,5 millones de euros del mismo periodo de 2016. En el acumulado del tercer trimestre de 2017 Almirall ha registrado unos número rojos de 26,6 millones de euros, cifra que también queda por debajo de los 23,1 millones de euros registrados en el tercer trimestre de 2016.

 

Entre enero y septiembre, los ingresos totales alcanzaron los 561,6 millones de euros, un 11,6% inferiores a los de un año antes, mientras que el Ebitda se situó en 100,1 millones de euros, un 45,5% menos, pese a la recuperación en el tercer trimestre.

 

El margen bruto se situó en 310,6 millones de euros, representa el 64,4% de las ventas netas, frente a 406,4 millones de euros que registró Almirall en septiembre de 2016, afectado negativamente por la reducción en las ventas en las zonas geográficas con mayor margen.

 

La deuda financiera llegó a un total de 152 millones de euros, representando el 6,8% del total de activos. Los gastos de I+D aumentaron un 8,7%, situándose en 67,2 millones de euros, y que representa el 13,9% de las ventas frente al 10,7%, un aumento significativo en comparación con el año anterior. La compañía ha reiterado las estimaciones anunciadas el pasado 10 de julio y ha subrayado que el desarrollo de negocio y las licencias siguen siendo una alta prioridad.

 

 

En sus cuentas destaca los resultados de su filial estadounidense Aqua Pharmaceuticals, que adquirió a finales de 2013. La compañía registró unas pérdidas de 78,1 millones de euros hasta septiembre. Esto se debe a la reducción de inventarios de unos 25 millones de euros, el incremento del coste Programa de Asistencia al Paciente estadounidense (PAP) y entrada de genéricos de Acticlate.

 

Peter Guenter, consejero delegado de Almirall, asegura que "2017 no ha evolucionado de la manera que esperábamos inicialmente. La situación de Aqua en Estados Unidos ha demostrado ser muy difícil por varias razones. Sin embargo, el conjunto integral de acciones que hemos llevado a cabo para afrontar los eventos adversos y mitigar su impacto han comenzado a tener efecto. El negocio de Aqua en Estados Unidos se ha redimensionado para que se adecue a la nueva realidad tras la entrada de genéricos de Acticlate", informa a través de un comunicado remitido por la compañía a la CNMV.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.