Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Sábado, 21 de octubre de 2017
Publicado en OPINION Martes, 04 de abril de 2017 00:00

El Popular se pega otro batacazo bursátil

Francisco López | La crisis del Popular no se cerró con el cambio de presidente. El actual consejero delegado, Pedro Larena, decidía este lunes abandonar la entidad, el mismo día en que el propio banco comunicaba a la CNMV un ajuste de sus cuentas de 2016, presentadas a principios de febrero, que supondrá una rebaja de su solvencia. Como consecuencia de esta cascada de malas noticias, las acciones del banco se derrumbaban más de un 10% en la sesión de este lunes, arrastrando a la baja a todo el sector bancario y al Ibex en su conjunto.

Dice el refrán castellano que a perro flaco todo se le vuelven pulgas, y eso es precisamente lo que le está sucediendo al Popular. Es muy difícil que una entidad recupere la credibilidad de los inversores cuando solo dos meses después de presentar los peores resultados de su historia (3.485 millones de euros de pérdidas), sus cuentas sufren un ajuste, aunque, según el banco, no tendrán que ser reformuladas. Veremos qué dice al respecto la CNMV.

 

La junta de accionistas del Popular deberá aprobar el próximo lunes 10 de abril las cuentas de 2016. Y el nuevo presidente, Emilio Saracho, ha decidido coger el toro por los cuernos, aunque eso supusiera dejar en mal lugar al hasta hoy consejero delegado, Pedro Larena, que es quien había presentado los resultados del pasado ejercicio. Larena decía adiós al perder competencias y la confianza de su presidente.

 

El banco ha admitido que está revisando "la cartera de crédito y determinadas cuestiones relacionadas con la ampliación de capital de mayo de 2016". Según la entidad, no habrá "un impacto significativo en las cuentas anuales de la entidad a 31 de diciembre de 2016 y no justifican, por tanto, una reformulación de éstas". Los desajustes anunciados suman más de 690 millones de euros.

 

Los cambios sí afectarán, en cambio, a su solvencia. Popular espera que su ratio de capital total se sitúe a cierre del primer trimestre entre el 11,70% y el 11,85%. El listón es inferior al 13,14% de diciembre y reduce sensiblemente el margen sobre el requerimiento exigido por el BCE, que es del 11,375%.

 

Más allá de los números, los inversores se preguntan si el Popular podrá continuar mucho tiempo en solitario. Todo parece indicar que no. Saracho ha pedido un exhaustivo informe sobre los riesgos y solvencia de la entidad y, o mucho cambian las cosas, o el banco será absorbido en los próximos meses por uno de los grandes del sector.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.