Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 23 de septiembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Lunes, 14 de mayo de 2018 11:00

Italia, bajo los populistas de ambos extremos

Miguel Navascués | La Lega Norte (extrema derecha) y el Movimiento Cinco Estrellas (extrema izquierda) han formado coalición para gobernar Italia. Tiene proyectos que dan escalofríos. No sé si se llevarán a cabo, pero seguro que van a ser un rompecabezas para la Unión Europea. Sólo en el plano fiscal tiene un plan tórrido, como explica Ambrose Evans-Pritchard: 

 

 

"Proyectos de las dos partes confluyen en la creación de una moneda paralela o "certificado fiscal". La variante de Lega más sofisticada se basaría en notas perpetuas del tesoro para cubrir € 70bn (£ 61bn) de devoluciones de impuestos y fondos adeudados a los contratistas estatales. Es una forma de inyectar liquidez en la economía y reintroducir la lira con sigilo"

 

Aquí veo montones de problemas para el propio proyecto, pero en primer lugar para el BCE y el Eurogrupo, que no sé como van a parar esto. Supongo que al principio se pretenderá que la nueva Lira se igual a un euro, pero eso no duraría mucho por las simples leyes del mercado. Italia debe 130% del PIB, lo que supone un 17% PIB de servicio de deuda este año. A poco que suban los tipos de interés, subirán las primas de riesgo y europa se encontrará con un problema algo similar al griego: Impedir que Italia, con intenciones de salirse, y maquinando para hacerlo, no se salga.

 

Europa no puede quedarse con los brazos caídos porque pueden acabar con el euro, y después la UE. Habrá que hacer un trabajo fino de diplomacia y chantaje para frenar tales propósitos. Con Grecia se consiguió, y no sólo eso sino que se le doblegó el espinazo - no se puede decir de otra manera. Italia es un país fundador, uno de los más grandes, y no es lo mismo que Gran Bretaña con el Brexit, aunque para ellos es un ejemplo a seguir. Lo que pasa es que irse con una deuda así y cambiar la moneda implica un default. ¿Qué ejemplo sería eso para para los demás? Alemania sería la perdedora, teóricamente, pues es la gran acreedora de Europa. Pero perderemos todos.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.