Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Viernes, 25 de mayo de 2018 00:00

Y ahora... 'Italexit'

H. Naumer (Allianz GI) | De nuevo, la geopolítica marca las pautas a los mercados de capitales. En el panorama político mundial, los «exits» —es decir, las salidas o abandonos efectivos o previstos de una determinada política— parecen ganar adeptos, ya sea en forma del abandono por parte de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán, o de la evolución dentro de la UE.

 

Porque, mientras entre el Reino Unido y el resto de la Unión Europea se definen en detalle los planes de separación con motivo del Brexit, también forma parte de la agenda otro «exit» totalmente distinto, aunque por ahora solo se haya esbozado a grandes rasgos: el «Italexit», la salida de Italia de la zona del euro. Al menos, esa fue la sombra de la que se hicieron eco los medios de comunicación en los últimos días, durante la preparación de la formación del Gobierno italiano en Roma, causando considerable inquietud. Esto resulta aún más evidente si se observan las primas de riesgo (spreads) de los títulos de deuda pública de los Estados periféricos frente a las de los títulos de deuda pública alemanes (Bundesanleihen): son mucho mayores para los títulos de deuda italianos, pero también para los griegos, españoles y portugueses. (Detalle interesante: los bonos irlandeses consiguieron librarse de caer en esa situación.) El mensaje es claro: si se carece de una disciplina fiscal, los inversores deberán exigir primas mayores. No obstante, también debería tenerse en cuenta que en Italia puede haber mucho ruido y pocas nueces. En primer lugar, los planes de contraer gastos y, por tanto, deudas deben aprobarse con una débil mayoría parlamentaria, y el presidente Matarella ya ha dado a entender que vetará paquetes legislativos que atenten contra la sostenibilidad económica y fiscal de Italia.

 

Y las cargas jurídicas y políticas que supondría un Italexit son aún mayores, puesto que en los tratados de la Unión Europea no se prevé la salida de la zona euro y, al mismo tiempo, la permanencia en la UE. Sería necesario modificar el artículo 75 de la Constitución italiana para permitir que los italianos decidiesen de forma directa si desean o no permanecer en la zona del euro. Para ello, la enmienda de la constitución debe ser aprobada por mayoría absoluta de las dos cámaras del Parlamento.

 

Si se optase por la vía alternativa de una votación popular para decidir acerca de la enmienda de la constitución, primero se debería modificar el artículo 75 mediante un referendo para, en una ronda posterior, poder decidir acerca de la salida. En otras palabras, celebrar un referendo antes del referendo. Sin embargo, actualmente prácticamente el 60 % de los italianos está a favor de la permanencia en la zona del euro (fuente: Eurobarómetro). No obstante: la inquietud está asegurada. Los títulos de deuda pública italianos «BTPs» siguen siendo vulnerables.

 

Claves de la próxima semana

 

El calendario viene cargado de citas para la próxima semana, que se prevé marcada por los indicadores de sentimiento.

 

En el caso de Estados Unidos, la confianza de los consumidores de The Conferece Board y el Índice Manufacturero de la Reserva Federal de Dallas están pendientes para el lunes. El miércoles le seguirá la segunda estimación para el crecimiento del PIB en el primer trimestre. A continuación, el Índice Chicago de gestores de compras (jueves) y el Índice ISM de gestores de compras (viernes). Aunque se observa que el sentimiento de los consumidores sigue siendo muy bueno, los dos índices de gestores de compras han registrado recientemente un gran retroceso.

 

Lo mismo puede decirse del sentimiento económico en la zona del euro (miércoles) y podría ser interesante ver si, por ejemplo, presenta una evolución distinta en el caso de Italia. En lo relativo a la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE), también debería ser de particular interés la evolución de los precios al consumo (subyacente). En general, cabe esperar que la línea de argumentación del Banco Central Europeo («objetivo de un 2 % de inflación») se vaya cerrando lentamente y que, por tanto, cada vez sea más inevitable que se terminen las compras de títulos de deuda pública.

 

El jueves llegará desde China el Índice NBS de gestores de compras del sector manufacturero y no manufacturero; este debería mantenerse sin cambios por encima de 50, denotando expansión.

 

En vista de la mejora de los datos de las exportaciones, la producción industrial en Japón (jueves) podría haber aumentado y, por tanto, aportar una contribución positiva para el segundo trimestre.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.