Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 18 de octubre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Jueves, 11 de octubre de 2018 11:00

La orden de cierre sí altera el producto

Alejandro de Luis (Hispatrading) | ¿Cuánto tiempo tardamos en abrir y cerrar una operación? Segundos. Con la tecnología actual, es cada vez más sencillo y rápido abrir posiciones en el mercado. Ahora bien ¿más operaciones se traduce en más rentabilidad para el inversor promedio? Como ya intuirá querido lector, no.

 

 

Tanto es así que parece que los inversores minoristas se están dejando por el camino millones de euros, esfumándose unas ganancias que podrían haber obtenido si solo hubieran esperado un poco más. Un ejemplo. En vez de haber cerrado las posiciones al cierre del mercado, con solo haber esperado a la apertura del día siguiente, para cerrar la posición abierta, los resultados obtenidos cambian drásticamente.

 

¿Tan diferentes podrían ser los resultados solo cambiando este “hábito”? Si analizamos el ETF del S&P500 (SPY) desde su creación en 1993 vemos lo siguiente. Comprando, al abrir el mercado, y cerrando las posiciones que tuviéramos sobre este ETF, al final de esa misma sesión justo antes de cerrar el mercado, el resultado a día de hoy es una pérdida neta de más de un 4%. ¿Cuál hubiera sido el resultado si hubiéramos comprado justo un momento antes de producirse el cierre y cerrado la posición al abrir el mercado el día siguiente? Una ganancia del 571%. Y es que parece que esta ocasión el orden de los factores sí altera el resultado final. Tan importante como saber qué comprar es saber cuándo comprarlo.

 

La estrategia de comprar al cierre y vender en la apertura (sin tener en cuenta las comisiones, lo que sabemos desajusta cualquier estrategia) ha resultado incluso más rentable en mercados bajistas. En el año 2008, el SPY cayó un 36,8%. Las caídas se produjeron principalmente durante el horario de sesión del mercado, un 26.7% frente al 13,8% de pérdida que se produjeron durante la noche. Lo cual nos habría ayudado a evitar abultadas pérdidas.

 

¿Por qué tendemos a cerrar las posiciones al cierre de la sesión y no las dejamos abiertas? Otro día hablamos de esto.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.