Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Jueves, 23 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Viernes, 01 de febrero de 2019 10:00

La complacencia nos trae un nuevo realismo

Hans-Jörg Naumer (Allianz GI) | Nuestro Foro de Inversiones, celebrado nada más arrancar el mes de enero en Hong Kong, como ya es tradición, volvió a ser el primer hito del año. Nunca deja de impresionarme la intensidad con la que nuestros directores de inversiones, estrategas, economistas, analistas y especialistas de producto discuten sobre los cambios estructurales que se producen en el mundo, sin perder de vista las exigencias de la asignación táctica.

 

Se constata que los «vientos de cambio» soplan con una intensidad muy variable y desde tres direcciones:

 

  • La geopolítica sigue generando vientos adversos, pero también vientos de cola, influida principalmente por el conflicto comercial iniciado por Estados Unidos. Es algo más que una cuestión de superávit por cuenta corriente. Se trata de la dominación no solo política, sino también tecnológica, en un mundo multipolar. China lo ha puesto de manifiesto no solo con el trazado de una nueva Ruta de la Seda, sino también con sus planes de convertirse para 2025 en el primer productor de diez tecnologías fundamentales, incluida la robótica.

 

  • En este contexto, preocuparse por la situación económica sería tener una visión casi miope, si no fuese porque afecta mucho a la «disrupción creadora», mientras que al mismo tiempo las montañas de deuda que se han ido acumulando en el mundo entero lastran las perspectivas a largo plazo.

 

  • A todo esto, cabe añadir la política monetaria y la tendencia de reflación. Aunque los tipos de interés al alza anuncian el final de la represión financiera, dado que encarecen la refinanciación de las deudas, también envían una clara señal de que es necesario desendeudarse. Cuando la escala de los tipos de interés sube los tipos de interés inician una senda alcista, la sostenibilidad de la refinanciación se ve rápidamente amenazada. La subida de los tipos de interés de los bancos centrales también limita las posibilidades de inflación de los precios de los activos. Este es un aspecto importante, aunque se ignore no solo en el debate actual sobre la política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, sino también en el del Banco Central Europeo.

 

No parece que los mercados de capitales vayan a tranquilizarse. Por suerte, la larga etapa de conformismo ha dado paso a un nuevo realismo, en el cual vuelve a estar latente una propensión excesiva al pesimismo que ocultaría el potencial de sorpresas positivas.

 

Se mantiene vigente el escenario de desaceleración, como hemos visto en las últimas semanas. Al mismo tiempo, el impulso proporcionado por la política monetaria a los activos de riesgo ha perdido fuerza. El final de la complacencia marca el principio de un nuevo realismo que no solo previene la formación de burbujas sino que hace que aparezcan valoraciones más realistas, aunque no todos los mercados lucen igual de atractivos. En vista de que, con las valoraciones y las perspectivas económicas actuales, así como las previsiones de mayor volatilidad, es probable que la “beta”, o rentabilidad media de los mercados, tenga menos peso sobre el resultado total y que cada vez se preste mayor atención al «alfa» como rendimiento adicional de la gestión. Este alfa debe adaptarse, tanto en la selección de valores como en la distribución por clases de activos, a los rápidos cambios de dirección del viento.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.