Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Domingo, 26 de mayo de 2019
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Martes, 19 de marzo de 2019 09:00

¡Pipas, caramelos, chicles! ¡Seguros, lavadoras, fondos de inversión!

Manuel Moreno Capa | Es habitual que en bancos y grandes almacenes aprovechen cualquier ocasión para venderte una póliza de seguros. Da igual que sea al contratar una hipoteca o al adquirir un robot de cocina.

 

 

 

La última vez que compré una lavadora, me dejé aconsejar por una amable asesora que, a escasos metros de la sección de electrodomésticos, me hizo una completa oferta para asegurarme la casa, el coche, la vida entera y, por supuesto, la máquina que pocos días después llegaría a mi hogar. Y no sorprende que al acudir a la sucursal bancaria –un acto, por fortuna, cada vez menos necesario– alguien intente convencerte de que la próxima vez traigas los datos de tus pólizas de hogar, automóvil o lo que sea para mejorártelas (ofrecerte sartenes a cambio de contratar un depósito ya se lleva menos).

 

Pero desde hace tiempo también es cada vez más frecuente que sea tu aseguradora la que te quiera colocar no ya sólo pólizas, sino también préstamos para comprarte un coche y, por supuesto, fondos de inversión o incluso servicios de banca privada. Axa, Mapfre, Mutua y otras grandes del seguro llevan años sólidamente asentadas en el mercado de la inversión colectiva, con sus potentes gestoras de fondos. Pero ahora están dando un paso más: como las aseguradoras se enfrentan a lo que los expertos llaman una caída estructural de los beneficios de su negocio tradicional, quieren crecer en otros, pero no ya sólo ofreciendo fondos a través de sus gestoras, sino directamente comprando pedazos de mercado, es decir, otras gestoras que aporten sus fondos y sus clientes.

 

En muchas ocasiones, es más fácil y barato crecer así, mediante la compra de trozos de mercado que mediante el esfuerzo por desarrollar, con productos novedosos y competitivos, el mercado propio.

 

De ahí las constantes incursiones de las aseguradoras a la caza de inversores. A finales de 2017 y poco después de poner en marcha su propia división de Gestión de Patrimonios, Mapfre compró el 25 por ciento de la boutique francesa La Financiére Responsable. Otra aseguradora, Surne, se ha metido en el negocio de la banca privada con la compra de un importante porcentaje de Nervión AV. Y una de las grandes del sector apuesta a fondo por las adquisiciones: Mutua se hizo a finales de 2018 con el 50,01 por ciento de Alantra Wealth Management (especializada en banca privada y con gran penetración en el norte de España) y con casi el 30 por ciento de la gestora EDM (porcentaje que podría elevar al 51 por ciento a finales de este año para reforzar su presencia en Cataluña). Durante la reciente presentación de resultados, el pasado 7 de marzo, el presidente de Mutua, Ignacio Garralda, no descartó nuevas compras de firmas de gestión de activos. Algo que están haciendo también los bancos: Andbank cerró el año pasado la compra Merchbanc, una gestora histórica y bien conocida por los consistentes y sólidos resultados de sus fondos. Y que, por cierto, mantiene su independencia como marca, bien construida tras décadas en el mercado español.

 

Entre usted donde entre, sea un banco, unos grandes almacenes o una aseguradora, tenga claro que van a intentar venderle de todo… Pero no deje de visitar las “tiendas de barrio”, eso que en el sector de fondos llaman, en plan fino, las “boutiques”, pero que yo prefiero llamar los “artesanos” (como de hecho ha sido durante años la citada Merchbanc). Encontrará en esos establecimientos fondos diferentes. Y con frecuencia más especializados e incluso más baratos en comisiones. Y además ahí no querrán venderle seguros para el coche, la casa o la vida, ni lavadoras, ni otros chismes, incluidos algunos que pretenden ser fondos de inversión pero que, en ocasiones, están diseñados no para gestionar el dinero del inversor, sino más bien la carrera del gestor y/o las correspondientes comisiones.

 

Cuando una gran entidad intenta a toda costa venderte cualquier producto financiero, suele ser porque le interesa más a ella que a ti. Esto no significa, por supuesto, que todo lo que ofrecen sea inadecuado. Sin embargo, el artesano sólo te vende lo que mejor sabe hacer. Si te interesa y sabes buscarlo, claro. O si pides que te lo consiga tu asesor o tu entidad, que debe poner a tu disposición una amplia oferta de fondos de terceros.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.