Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Miércoles, 14 de noviembre de 2018
Pulse en el valor para ver ratios >
Publicado en OPINION Martes, 05 de julio de 2016 08:00

El pulso de Renzi con Bruselas hunde aún más en Bolsa a la banca italiana

Francisco López | El pulso que mantiene el primer ministro de Italia, Mateo Renzi, con las autoridades europeas por el rescate del sistema bancario de su país está hundiendo aún más las cotizaciones de las principales entidades italianas. Monte di Paschi, el tercer banco nacional, ha vuelto a desplomarse hoy al conocerse que el BCE le ha reclamado por carta una reducción de su cartera de activos tóxicos, y pierde ya en lo que va de año más de un 70% de su valor bursátil. Unicredit, otro de los grandes en dificultades, se deja más de un 65%.

 

Renzi pretende recapitalizar con fondos públicos a los bancos con problemas, que son más de uno, pero sin que la inyección de capital (que podría rondar los 40.000 millones de euros) sea considerada ayuda de Estado.

 

El problema es que la nueva normativa europea exige que sean los acreedores (accionistas, preferentistas y subordinados, bonistas senior, y depositantes de más de 100.000 euros) y no los contribuyentes los que asuman las pérdidas del proceso de recapitalización. Y Bruselas y Berlín han advertido al Ejecutivo italiano de que las normas están para cumplirlas.

 

El primer ministro pretende acogerse a la excepcionalidad de la situación para que Bruselas apruebe una asistencia directamente estatal, al margen del Atlante, el organismo creado por el Estado para este tipo de situaciones que se nutre sólo con las aportaciones de dinero de los propios bancos. Actualmente dispone de fondos por valor de poco más de 5.000 millones de euros, insuficiente a todas luces para la magnitud del agujero del sistema.

 

El Gobierno italiano está plateando una inyección directa de dinero público al margen de la normativa europea a la vista de las cuantiosas pérdidas que un rescate (en el que el coste fuera asumido por los accionistas) tendría para los ahorradores italianos. Según estimaciones de los analistas, un tercio de los 600.000 millones de euros de deuda sénior de los bancos transalpinos y la mitad de los 60.000 millones de deuda subordinada está en manos de particulares.

 

El sistema bancario italiano cuenta con más de 300.000 millones de activos morosos, el doble que el sistema financiero español cuando ambos tienen un volumen total de activos muy similar (en torno a 2,7 billones de euros). La ratio de morosidad de la banca española está ahora en el 10%, mientras que en el caso de Italia supera el 17%.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.