Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 28 de abril de 2017

Francisco López | Hasta hace muy poco tiempo, una de las grandes preocupaciones de las economías más avanzadas eran las dificultades de generar inflación. La situación ha variado tanto en las últimas semanas que los precios en la Eurozona escalaron en febrero hasta el 2%, la tasa más alta de los últimos cuatro años, según el indicador preliminar publicado por Eurostat.

Francisco López |  Los últimos indicadores macro de la eurozona, que han sido mejores de lo esperado, plantean un gran dilema a los inversores: ¿hasta qué punto esos datos de coyuntura positivos pueden eclipsar las señales de riesgo político? En las últimas jornadas, la mejora en las encuestas de Marine LePen de cara a las elecciones presidenciales en Francia de abril ha desatado una aversión al riesgo, con caídas moderadas en la renta variable y ampliación de los diferenciales en deuda, en particular en los tramos cortos de los bonos soberanos.

Fernando Barciela | En Europa, con las tasas de presión fiscal más altas del mundo, empiezan a darse cuenta de que eso no es nada bueno para el crecimiento. Así que parece haber surgido, de repente, una pulsión por bajar impuestos. Así que los va a bajar Donald Trump en EEUU, Emmanuel Macron en Francia si gana las elecciones y se convierte en presidente y Theresa May en el Reino Unido (hasta el 17%) si Europa le ponen las cosas difíciles con el Brexit. Además de que también Mateo Renzi, los quería recortar, antes de perder su referéndum.

Miguel Navascués | Es impepinable. El otro día hablamos de los límites al crecimiento que suponían las perspectivas demográficas de EEUU. Trump ha dicho que la economía iba a crecer un 3,5% anual los próximos diez años. Veíamos que las proyecciones demográficas y de productividad establecían un límite a esa tasa de crecimiento, que estaría más próxima al 2% máximo.

Francisco López | La economía española mantiene un buen ritmo de crecimiento y corrige poco a poco sus vulnerabilidades, pero sigue sufriendo desequilibrios de gran envergadura. Esta es la principal conclusión del último diagnóstico realizado por la Comisión Europea sobre la salud de nuestra economía. Los principales puntos débiles siguen siendo el desempleo y la elevada deuda pública y privada.

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.