Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Viernes, 28 de abril de 2017
Publicado en IBERDROLA Jueves, 09 de marzo de 2017 00:00

Iberdrola alerta del riesgo Trump sobre el plan de crecimiento de renovables

Bankinter | La compañía ha advertido a sus accionistas e inversores en el informe anual de 2016 del riesgo que supone la Administración Trump para los planes de crecimiento de renovables en Estados Unidos.

 

Iberdrola advierte que D. Trump podría congelar o suprimir el CPP (Clean Power Plan) diseñado por Obama y que contemplaba inversiones de 8.500 millones de dólares al año hasta 2030 con el objetivo de reducir en un tercio las emisiones de gases en la primera economía del mundo.

 

La Corte Suprema rechazó el CPP por cinco votos contra cuatro, aceptando la solicitud de 27 estados y varios grupos empresariales contra el ambicioso programa para reducir la contaminación. Esta sentencia es temporal, puesto que depende de un tribunal de apelaciones, pero de momento impide que la regulación se active.

 

Iberdrola comunica en su informe anual que las empresas a favor del plan de Obama de favorecer renovables (viento y sol principalmente) y reducir el recurso al carbón y petróleo, apelaran la decisión ante la Corte Suprema. Pero Iberdrola advierte de que incluso si ganara el recurso, no espera que la Administración de Trump y el Congreso republicano financien o doten a la Environmental Protection Agency (EPA) con los fondos necesarios para la implementación del CPP.

 

Estados Unidos es el segundo país más importante para Iberdrola donde genera el 31% de su EBITDA. La supresión del CPP supondría un bache en sus planes de expansión en Estados Unidos. Pero renovables no es el único negocio de la compañía en Estados Unidos, ya que buena parte del negocio de Iberdrola en Estados Unidos es el negocio regulado de redes que no está afectado por estos planes de Trump.

 

Iberdrola tiene unos planes definidos con los reguladores de Nueva York, Connecticut y Maine para los próximos tres años para su negocio de redes. Además, se espera que Trump respete los incentivos fiscales que Obama extendió a las instalaciones de energía eólica y solar (la ampliación fue hasta 2020 para las eólicas y hasta 2022 para la solar).

 

La filial de la compañía en Estados Unidos –Avangrid– cotiza en bolsa con una capitalización bursátil de 13.000 millones de euros. Los anuncios de Trump llevaron a una caída del precio de Avangrid desde 40 hasta 35 dólares/acción. Sin embargo, los buenos resultados de la filial en 2016 y la posibilidad de que Trump baje los impuestos, llevaron a Avangrid a repuntar a 43 dólares/acción, por encima de los niveles previos a la elección de Trump, con lo que el balance por ahora es positivo en lo que respecta al valor su filial en Estados Unidos en bolsa. Además, de momento estos cambios en la política estadounidense no han resultado en un cambio en las perspectivas de crecimiento del grupo Iberdrola. En su reciente presentación de resultados, la empresa ha mejorado sus guías de crecimiento 2015-2020 desde un ~6% en EBITDA y BNA hasta un por encima del 6% en EBITDA y del 7,5% en BNA.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.