Usamos cookies propias y de terceros para mejorar servicios y mostrarle publicidad de su preferencia mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Martes, 21 de noviembre de 2017
Publicado en NOTICIAS DESTACADAS Miércoles, 11 de octubre de 2017 09:00

La tensión provocada por la crisis catalana seguirá pesando en el mercado financiero español

Juan J. Fdez-Figares (Link Securities) | Los principales índices de las Bolsas europeas cerraron ayer ligeramente a la baja con los españoles comportándose peor en términos relativos, lastrados por la crisis catalana.

 

Así, la recuperación del euro frente al dólar, tras varios días de caídas consecutivas, pesó ayer en las cotizaciones de las compañías exportadoras de la región, especialmente en las industriales como las de los automóviles, y las relacionadas con las materias primas por el descenso que experimentaron los precios de estos productos en los mercados asiáticos.

 

Por su parte, en la Bolsa española, tal y como anticipamos que podría ocurrir, muchos inversores optaron por tomar precauciones de cara a la intervención por la tarde del presidente del gobierno autonómico catalán ante el parlamento regional. En este contexto los bancos y las empresas con mayor exposición de sus negocios a Cataluña fueron los más castigados.

 

Destacar la mala reacción del Santander (SAN) a la presentación estratégica. No obstante, la entidad reafirmó sus expectativas de resultados a la vez que revisó al alza la rentabilidad sobre fondos propios que espera alcanzar en 2018. No vemos razones de peso que justifiquen el castigo de ayer al valor, por lo que mantenemos el valor, siempre y cuando se clarifique el escenario político en España, como una de las opciones más atractiva dentro del sector bancario español.

 

La Bolsa estadounidense, a su vez, continuó con el buen tono que viene manteniendo desde hace semanas, lo que permitió ayer al Dow Jones cerrar marcando un nuevo máximo histórico. Este índice se vio favorecido por Wal-Mart que actualizó su estrategia y anunció que llevaría a cabo un agresivo programa de recompra de acciones. Así, sus acciones subieron el 4,5%, lo que llevó al sector de consumo de productos básicos a liderar las alzas en este mercado. También mantuvieron un buen comportamiento las utilidades y las telecomunicaciones, sectores de corte defensivo que aprovecharon ayer el repunte de los bonos y la ligera caída de sus rentabilidades.

 

Por lo demás, destacar que tras varios días de caídas, el precio del crudo cerró ayer con grandes alzas tras conocerse las intenciones de Arabia Saudita de reducir sus exportaciones en algo más de medio millón de barriles al día. Igualmente, favoreció la recuperación del precio de esta materia prima el hecho de que gran parte de la producción estadounidense offshore del Golfo de México se encuentre paralizada por el paso del huracán Nate.

 

Hoy, y en la Bolsa española, toda la atención de los inversores la centrará la reacción del Gobierno y del Parlamento español a la declaración de independencia interruptus que realizó ayer en el parlamento catalán el presidente del gobierno autonómico. Es previsible, así, que la tensión provocada por esta profunda crisis institucional siga pesando en el comportamiento de los mercados financieros, que esperamos se muestren muy volátiles en los próximos días, al menos hasta que se vislumbre una solución a la situación, algo que no tiene visos de alcanzarse a corto plazo.

 

Por otro lado, y dejando a un lado la crisis catalana, señalar que hoy la agenda macro es limitada, destacando la publicación de la lectura final del mes de septiembre de la inflación en España y, ya por la tarde en Estados Unidos, de las cifras de empleos disponibles de agosto y las actas de la reunión del pasado mes de septiembre del Comité Abierto de Mercado de la Fed (FOMC). Por lo demás, destacar que en Wall Street comienza el goteo de presentaciones de resultados trimestrales, destacando hoy los de la gestora BlackRock y los de la aerolínea Delta, a la espera de que mañana comiencen a “desfilar” los grandes bancos. En las últimas semanas los analistas han revisado a la baja sus expectativas de crecimiento del beneficio neto de las compañías del S&P 500. De esta forma, y tras dos trimestres consecutivos de crecimientos superiores al 10%, ahora se espera que éstos hayan crecido sólo el 2,8% en el pasado trimestre (se esperaba que lo hubieran hecho un 4,5% hace sólo unas semanas). No obstante, destacar que esta revisión a la baja atañe casi únicamente a las compañías del sector reasegurador, cuyas cifras se van a ver muy afectadas por el impacto de los huracanes que han asolado el sur de Estados Unidos.

 

Para empezar, esperamos que las Bolsas europeas abran ligeramente al alza con la española a la cabeza de las mismas, “celebrando” de esta forma lo acontecido ayer en el parlamento catalán, especialmente el hecho de que hayan comenzado a aparecer los primeros síntomas de fractura en el seno de las fuerzas secesionistas. Como hemos señalado, habrá que esperar a conocer la reacción del Gobierno, que celebra a primer ahora una sesión extraordinaria de su Consejo de Ministros y del Parlamento español para poder determinar cómo evoluciona esta crisis institucional.  

Aviso:  Acceda al contenido completo de Consenso del Mercado sumándose a nuestra Zona premium.