La vacunación de la población de riesgo, tanto en EEUU como en Europa, podría iniciarse entre mediados de diciembre y principios de enero

vacuna covid 19

J.J. Fdez- Figares (Link Securities) | Los principales índices bursátiles europeos y estadounidense iniciaron el mes de diciembre con significativos avances, impulsados por los positivos datos macro dados a conocer en Asia y EEUU; por las noticias sobre la pronta autorización en EEUU, el Reino Unido y la Unión Europea (UE) de varias vacunas contra el Covid-19; y por las noticias de que un grupo de senadores demócratas y republicanos habían presentado una propuesta para la aprobación de un programa fiscal de apoyo a los afectados por la pandemia.  

Así, ayer la publicación de los índices adelantados de actividad del sector de las manufacturas del mes de noviembre en China y EEUU mostraron que este sector continuó expandiéndose a un ritmo elevado en el citado mes. Además, también lo hizo en países como Corea del Sur, Alemania, Italia y el Reino Unido, mientras que en otros países como Francia y España el sector volvió a contraerse en noviembre. Por tanto, en el sector de las manufacturas la recuperación es asimétrica por países, algo que también está ocurriendo en el sector de los servicios.  

Además, ayer se conocieron las intenciones de varios desarrolladores de vacunas contra el Covid-19 de pedir la autorización para su uso a las autoridades reguladoras europeas. De esta forma, y a la espera de que sean aprobadas, todo parece indicar que entre mediados de diciembre y principios de enero se puede iniciar el proceso de vacunación de parte de la población, la que presenta un mayor riesgo, tanto en EEUU como en Europa. Es más, es factible que este proceso se inicie en el Reino Unido tan pronto como a comienzos de la semana que viene con la vacuna desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer junto con la biotecnológica alemana BioNTech. Además, en los últimos días los distintos gobiernos están dando a conocer sus planes de vacunación, intentando de este modo apuntarse un tanto “político” y, en algunos casos, hacer olvidar su deficiente gestión de la crisis sanitaria.  

Por último, y en lo que hace referencia al proyecto bipartidista de nuevo plan fiscal de apoyo a los afectados por la pandemia que dieron a conocer ayer un grupo de senadores, cuyo importe es ligeramente inferior al billón de dólares, señalar que, a pesar de que haya sido recibido con bastante escepticismo, lo cierto es que es el primer intento desde antes de las elecciones presidenciales de impulsar un programa de este tipo. En este sentido, señalar que ayer el presidente de la Reserva Federal (Fed), Powell, en su comparecencia ante el Comité Bancario del Senado, volvió a insistir en la necesidad de que los congresistas aprueben nuevas ayudas fiscales para evitar que la recuperación de la economía termine estancándose.  

Todo lo expuesto animó nuevamente a los inversores a incrementar sus posiciones de riesgo, lo que en las bolsas europeas se tradujo en un mejor comportamiento relativo de los valores y sectores más ligados al ciclo económico, como fue el caso de los bancos, de las compañías automovilísticas, de las de ocio y turismo y de las relacionadas con las materias primas minerales. En Wall Street, mercado en el que tanto el S&P 500 como el Nasdaq Composite alcanzaron al cierre de la sesión nuevos máximos históricos, las alzas fueron generalizadas, con 10 de los 11 sectores que componen el S&P 500 terminando el día al alza, quedándose únicamente retrasado el sector industrial.  

Hoy y tras las alzas registradas ayer, esperamos que las bolsas europeas abran ligeramente a la baja, con los inversores esperando conocer más detalles sobre el mencionado plan de estímulos fiscal presentado ayer en EEUU. En este sentido, señalar que la líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Pelosi, y el secretario del Tesoro, Mnuchin, mantuvieron su primera conversación telefónica desde antes de las pasadas elecciones para hablar de nuevos estímulos. De coger tracción este proyecto, entendemos que será muy bien recibido por los mercados. Por otra parte, decir que los inversores siguen pendientes de lo que pueda acontecer mañana en la reunión de los ministros de petróleo de la OPEP + para decidir si mantienen por más tiempo los recortes de producción acordados o, por el contrario, dan el acuerdo por finalizado, lo que supondría poner en el mercado casi 2 millones de barriles al día adicionales, algo que tendría sin duda un efecto muy negativo en el precio del crudo y en la cotización de las compañías relacionadas directamente con esta materia prima, como las petroleras, o de forma indirecta, como las ingenierías y los fabricantes de tubos.  

Por lo demás, señalar que en la agenda macro del día destaca sobre todo la publicación esta tarde en EEUU de las cifras de empleo privado del mes de noviembre, que elabora la procesadora de nóminas ADP. Estas cifras servirán como anticipo de las de empleo no agrícola, correspondientes al mismo mes, que dará a conocer el Departamento de Trabajo estadounidense el viernes, cifras que están generando gran expectación entre los inversores ya que servirán para determinar hasta qué punto la nueva ola de la pandemia está afectando a la recuperación del mercado laboral en este país.